Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 28 de mayo de 2020
  • Actualizado 23:57

Comisiones

Bueno, parece que la situación sanitaria está un poco más controlada. Pero sólo un poco: el peligro de rebrote está latente y la mayor parte de los expertos (si es que todavía queda alguno) considera que es fácil volver a pasar otro confinamiento en otoño, cuando las temperaturas vuelvan al nivel en el que mejor se maneja el virus: entre – 3 y 20 grados centígrados.

Aunque no podemos olvidar en ningún momento a los enfermos, sanitarios y todos aquellos que siguen trabajando en la remisión de los efectos del Covid 19, ahora la cuestión se orienta más hacia el tema económico. ¿Qué se puede hacer? Bueno, la mayor parte de los gobiernos y políticos se han dedicado a su especialidad: crear comisiones. ¿Hasta qué punto son útiles? ¿Sirven para algo?

Las comisiones de investigación son las más útiles de todas: sirven para alargar la resolución de un problema hasta que la opinión pública se olvida del mismo. Esas cumplen muy bien su papel. No obstante, ahora las comisiones son de “reconstrucción”. Dichas comisiones deberían trabajar dos aspectos prioritarios.

Uno, los números: los gastos se han disparado, los ingresos han disminuido. Por lo tanto, se trata de ajustar y priorizar. Además, es fundamental trabajar en todas las cuestiones jurídicas  para poder aspirar a los fondos que se van a liberar a nivel europeo siendo conscientes de que existirá una condicionalidad inevitable.

Dos, promover los comportamientos adecuados. No sólo la responsabilidad individual, que se da por supuesta. También la responsabilidad social, en el sentido de meditar acerca de lo que se puede aportar a la comunidad vía uso del tiempo, competencias profesionales o ayudas económicas.

¿Qué pasará? ¿Nos darán previsiones económicas transparentes con unas ideas claras de salud pública? ¿O expondrán un documento con generalidades sin ningún soporte económico y sanitario? 

Usted, ¿qué piensa?