Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 15 de abril de 2021
  • Actualizado 03:06

San Google y Santa Wikipedia

San Google y Santa Wikipedia

La autoría de la ocurrencia del titular es ajena, aunque encierra un poderoso mensaje. No denunciaremos ante el inquisidor al irredento pecador que acuñó tales santidades -un buen amigo, por cierto, docente con una larga larga trayectoria con todo un doctorado en su maleta- pero sí haremos de "abogado del Diablo", como es preceptivo en toda causa que aspira a la supuesta santidad.

¿Han oido la frase esa que dice: "lo que es gratis, no puede ser bueno"? Seguro que sí. Pues ahora les cuento historias sobre ello.

¿Alguien recuerda a IBM? 

Seguro que sí. Esta empresa centenaria parecía en los ochenta que fuera a dominar el mundo pero... Y mérito suyo es la existencia del PC (Personal Computer). Centrado en las grandes computadoras, liberó, abrió la arquitectura de los microcomputadores a otros fabricantes. Numerosos fabricantes supuso ganarle el terreno a Apple que quería hacerlo todo bajo su control.

¿Y qué me dicen de Microsoft? 

Aunque sigue siendo una multinacional dominante en el sector, y en los noventa y principios de este siglo aún marcaba la hoja de ruta, ha ido viendo mermar su hegemonía. En sistemas de escritorio, en ofimática, siguen la principal referencia, pero tiene ya fuerte competencia. MS-DOS vió ganar auge gracias a IBM, a sus PCs. Windows vino después. Aún cuando Apple llevaba varios años de ventaja en los sistemas gráficos, la fuerza de venta de los PCs aupó a Microsoft que... terminó por salvarle la vida a Apple cuando le llegaron los malos momentos.

¿Y Google?

Al filo del milenarismo que nos anunciaba Fernando Arrabal con voz pastosa surgió en un garaje un joven buscador llamado Backrub. Irrumpió discretamente en un universo digital dominado por Altavista, Lycos, y, especialmente, Yahoo, líder entonces. Le cambiaron el nombre tan eruptivo por el actual, Google. ¿Que qué significa...? Lo googlean ;) y obtendrán mejor respuesta :p

El milenarismo preconizado resultó ser el estallido de la llamada burbuja digital de las tecnológicas. Google sacó ventaja, invirtió con inteligencia, o suerte, según opiniones, hasta que tuvo lugar su eclosión dominadora del mercado algunos años después, con el nacimiento de Android, es decir, Linux, un sistema operativo libre, abierto. Ya había otros sistemas, pero eran cerrados. Sólo Apple realmente sobrevive. Nokia y Blackberry conocieron días gloriosos. El Windows Phone subsiste, pero hoy día son miles de millones de dispositivos usando Android. Y es que está abierto a fabricantes de móviles muy diversos.

Con el siglo también nació Wikipedia. Su precedente, Nupedia, con doctores bien pagados, un total fracaso. Su modelo, abierta, libre, es lo que está triunfando. Ahora mismo es objeto de miles de millones de consultas cada año. Repito, miles de millones... Otro día les cuento con más detalle de todo ello.

Hoy día, aun habiendo más, Google es el buscador. Y parece saberlo todo. Por eso es San Google. Y su principal fuente de información, Santa Wikipedia, gracias a esos miles de millones de consultas que la posicionan en los primeros resultados, retroalimentado su poder. Esas son sus virtudes. Un cuasimonopolio... ¡con mucho peligro! Si Google no lo sabe, igual no existe empieza a responder mucha gente. Una fe muy peligrosa pues las virtudes de estos santos distan mucho de valores propios de tal dignidad. Su supuesto mérito es resultado de su preponderancia. Y son gratis.