Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 06 de junio de 2020
  • Actualizado 19:37

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra

Esta es una palabra dicha por el mismo Jesucristo, y estas palabras en los momentos actuales en España, nos tenía que hacer pensar y meditar ante los acontecimientos actuales y ante un hecho sangrante como es la corrupción que existe en este país.

Esto es como una enfermedad que el hombre siempre ha llevado consigo, siendo más acuciante e insoportable en la clase política, y clama al cielo  ante un hecho real de nuestro país como es el incremento de pobreza y miseria 

Ante estos hechos, han estallado las alarmas a todos los niveles, incluso e los políticos que han estado gobernando y que gobiernan y al resto de los partidos, que no han sabido poner medidas para que esto no hubiese ocurrido.

Ahora todo es hablar de censura, de elecciones y cambio de gobierno, pero sería bueno que toda la clase política se hiciese la misma pregunta que Jesucristo pronunció “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”, y analizasen lo que en sus gestiones han procurado por el bien de los demás y no por el beneficio propio y de sus partidos.

No es mi misión juzgar a nadie, para eso debe existir la imparcialidad de la Justicia, pero sería bueno que los partidos a la hora de elegir a sus dirigentes y los candidatos a dirigir los designios del país, valorasen más la honradez y parcialidad de esos dirigentes con el fin de evitar tantas anomalías que dejan mucho que desear.

Decir a todos los partidos, que en época de elecciones, uno de sus objetivos debería ser mantener la unidad de España y de su lengua (el castellano), ya que el mejor ejemplo no son las palabras, sino los hechos.

Espero que este escrito haga reflexionar a  la clase pólitica, y que por encima de sus interese particular y partidistas, pongan en valor los intereses de todos los españoles, y que no seamos moneda de cambio de ninguno de ellos, en sus negociaciones para formación de gobiernos, pues la imagen que dan es que primero nos engañan, para después vendernos, ¿a cambio de qué?  El tiempo lo dirá.