Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 05 de diciembre de 2019
  • Actualizado 23:43

Pensiones e inflación

Pensiones e inflación

La inflación subyacente en septiembre en Navarra (índice general elaborado sin contar los alimentos ni los productos energéticos y que reflejaría con más exactitud que el IPC el impacto real que los precios tienen en el consumidor navarra), sería del 1,4%, no siendo descartable acabar el año con una tasa del 1,2% con lo que quedarán diluidos los efectos benéficos de la subida del 0,9% de las pensiones prometida por el Gobierno para el 2020. Por su parte, la OCDE recomendó “retrasar la edad de jubilación más allá de los 67 años e incentivar las pensiones privadas, incluso con carácter obligatorio, porque prevé que en el futuro se reducirán los beneficios de los sistemas públicos” (el déficit de la Seguridad Social en el 2019 rondará los 20.000 millones de euros). 

Además, el Instituto Nacional de Estadística (INE) prevé un escenario insostenible para el 2021 en que la “tasa de dependencia” crecerá en un 57%, (lo que supone que habrá seis personas inactivas ya sea jubilados, parados o estudiantes por cada persona activa). En consecuencia, tras el agotamiento de la llamada “hucha de las pensiones” previsto para el 2020, es urgente cristalizar un nuevo Pacto de Toledo entre Gobierno, Oposición, Patronal y Sindicatos para consensuar los mínimos asistenciales, las fuentes de financiación y el calendario de aplicación de dicho pacto con el objetivo inequívoco de evitar el colapso de la Seguridad Social en el horizonte del 2025.