Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 29 de mayo de 2020
  • Actualizado 06:48

Piscinas Cubiertas: “Su mala gestión, nuestros 2.000 € diarios”

Piscinas Cubiertas: “Su mala gestión, nuestros 2.000 € diarios”

1.Tras la suspensión de pagos de la anterior gestora, el pasado mes de octubre el Ayuntamiento asumió la gestión de las piscinas cubiertas a través de un contrato de asistencia con la empresa Ocio Sport a razón de 32.000€ mensuales más otros 32.000€ en gastos varios por cuenta del consistorio.

2.El 27 de enero UPN y PP, con la oposición de PSN e I-E, aprobaron un pliego de contrato mixto de asistencia, arrendamiento y concesión de obra pública a 30 años para dichas piscinas.

3.El 28 de febrero, la mesa de contratación designada para la adjudicación se reunió y verificó la existencia de una única oferta. Se valoró que incumplía el pliego de condiciones y se le concedieron 5 días para la presentación de alegaciones.

4.El 5 de marzo la mesa de contratación informó de que el concurso quedaba desierto. Ese mismo día se dio cuenta de ello en la Junta de Gobierno Local (JGL), y hoy, lunes 12, ha sido declarado oficialmente desierto en la JGL. En consecuencia, se amplía por tiempo indefinido el contrato de asistencia a la empresa Ocio Sport, que finalizaba el próximo 31 de marzo.

Aunque todo parece muy claro, vamos a tratar de explicarles el punto de vista del grupo municipal de Izquierda-Ezkerra.

Desde el pleno celebrado en el mes de enero venimos insistiendo en la necesidad de contar con una alternativa ante el previsible fracaso de la opción defendida por UPN-PP. En dicho pleno, la respuesta recibida por parte del Concejal de Deportes, fue: “Ustedes han venido con supuestos y nosotros hemos venido con una realidad […] El tiempo dirá”.

A día de hoy, con un concurso en el que tan sólo ha habido una oferta y ha tenido que ser inadmitida, ¿podemos sugerirles ya que piensen en una alternativa o sería seguir hablando de supuestos? Incluso pasando por alto el menosprecio de las palabras del Sr. Concejal para con la oposición, obviando las “enseñanzas” que nos da el tiempo, y dejando de lado por un momento nuestra apuesta desde hace tiempo por una gestión directa, que probablemente nos hubiera evitado muchos disgustos, aún hay cuestiones que no les podemos pasar por alto. El nivel de su gestión es tal que nos vemos obligados a ello.

Haciendo el ejercicio de ponernos en su lugar y asumiendo su inquebrantable y en nuestra opinión equivocada apuesta por la gestión indirecta, cualquiera que actuara con cierto sentido común, una vez finalizada la mesa que propuso declarar desierto el concurso, se hubiera apresurado a telefonear a todas las empresas que han mostrado algún interés por el pliego (se hayan presentado finalmente o no) y las hubiera convocado a una reunión conjunta con el equipo de seguimiento de las piscinas cubiertas (Concejal de Deportes, Director de Área, Técnico de Deportes e Intervención) para tratar de esclarecer las razones por las cuales no se han presentado al concurso. Por supuesto, dicha reunión debería haber tenido carácter público y haber servido para que los técnicos tomaran conciencia de la visión del sector acerca de las piscinas y el pliego en cuestión. Y esto ya la semana pasada.

Sin embargo, el método de gestión del actual equipo de gobierno parece haber consistido en realizar llamadas, podríamos decir casi a título personal, a algunas empresas y en mantener reuniones entre el Alcalde y/o el Concejal y algunas de éstas, dejando fuera a los técnicos, que son, en definitiva, quienes tienen un criterio más profesional.

Ante esta situación, el pasado viernes los miembros del grupo municipal de Izquierda-Ezkerra y hoy lunes a través de nuestra portavoz en la JGL, tratamos de saber cuál es la deriva que va a tomar el equipo de gobierno con este asunto. Las pocas respuestas han sido inconcretas, evasivas, e incluso el más absoluto de los silencios en algún caso; “Hay que ir viendo, no es que las empresas no estén interesadas”, “Si no ha habido noticias es que entiendo que las cosas van como deben”.

En resumen, una semana después de declarar desierto el concurso, doce días después de saber que iba a ser así, y más de 40 días después de que preguntáramos por un plan B en el pleno, seguimos a la espera. Y en este caso, la ausencia de noticias es sinónimo de malas noticias.

Seguramente tratarán de volver a sacar adelante la licitación, esta vez mediante procedimiento negociado (más ágil, sin concurrencia pública, con invitación expresa). Pero todo ello acarrea consecuencias que explicaremos con un dato bastante sencillo: A partir de hoy, cada día que pase sin que UPN-PP resuelvan el problema generado por su mala gestión, estaremos gastando 2.000€ aproximadamente. Todo procedimiento requiere unos plazos, y los días que pasan sin tomar decisiones implican aumentar el gasto no previsto para las piscinas, ya que con el nuevo pliego está previsto que los gastos sean a cuenta y riesgo de la empresa, supuestamente sin coste alguno para el Ayuntamiento. Todo ello en detrimento del presupuesto previsto para otras actividades del Área de Deportes, ya exiguo por otra parte.

Así pues cada día 2.000€. Sí, más de 300.000 pesetas diarias, una cantidad excesiva en cualquier momento e insultante en estos tiempos de crisis, en los que el propio Ayuntamiento no cesa en llevar a cabo recortes laborales y sociales, con sus correspondientes consecuencias (más de 20 despidos entre personal directo y contratas).

Por si fuera poco, esta semana será difícil que se resuelva la cuestión. Con el Alcalde y el Concejal de viaje sin dejar atado el tema y con la Alcaldesa en funciones a la cabeza, sin la suficiente información ni capacidad para tomar decisiones al respecto, todo parece quedar postergado para la vuelta de los primeros. Para su vuelta de Israel, donde pasarán la semana tratando asuntos de la Red de Juderías. Ya ven, cuestión de Prioridades.

En fin, que una semana sin resolver el entuerto nos puede costar 14.000 € a todas y todos los tudelanos.

La mala gestión del equipo de gobierno de UPN-PP nos está generando una sangría muy difícil de asumir. Esperemos que, al menos, nos traigan una brillante idea de algún kibutz, que de temas de gestión del agua en situaciones límite, allí deben de saber un rato.