Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 16 de noviembre de 2019
  • Actualizado 00:29

Este no es el modelo que necesita el medio ambiente y los consumidores

Este no es el modelo que necesita el medio ambiente y los consumidores

Desde Ecologistas en Acción queremos poner el contrapunto ante el anuncio de la construcción de dos nuevos parques eólicos, esta vez en Ablitas y Cabanillas. Desde nuestra organización queremos denunciar que estos parques eólicos forman parte del modelo que interesa a las grandes empresas promotoras, constructoras, eléctricas, bancos y los diferentes gobiernos, en concreto los municipales. Por el contrario estos parques eólicos se alejan de la verdadera solución que necesita el medio ambiente y los consumidores.

Navarra tiene superávit de potencia instalada y ya sólo por este motivo no sería necesaria la construcción de estos nuevos parques. Pero además, nuestra comunidad, y en concreto la zona de la Ribera, se encuentra totalmente saturada de este tipo de instalaciones. Por una parte las afecciones para el paisaje son terribles, modificándolo totalmente. Además, las consecuencias para el medio físico son altas, con la construcción de caminos y emplazamientos para los aerogeneradores. A su vez, los parques eólicos y sus líneas de evacuación son los culpables de la muerte por colisión o electrocución de miles de aves y de murciélagos cada año, casi todas ellas especies protegidas. 

Desde Ecologistas en Acción queremos recalcar que este tipo de empresas y sus negocios destruyen nuestro patrimonio público y natural. El anuncio de la empresa promotora de estos dos parques se centra en enumerar los puestos de trabajo que dice se van a crear. Primeramente queremos recalcar que esas cifras de puestos de trabajo están totalmente infladas. En segundo lugar queremos denunciar que este tipo de negocios no son ni éticos ni sostenibles porque en ningún momento se habla de reducción de consumos, de eficiencia o de sostenibilidad. 

Este modelo desarrollista se centra en la construcción de grandes centros de producción eléctrica, cuando verdaderamente lo que necesita el medio ambiente y los consumidores es un sistema descentralizado basado principalmente en la producción para autoconsumo. Con las graves consecuencias para el medio de este modelo y con una factura eléctrica de las más caras de Europa no necesitamos parques eólicos impulsados por promotoras, constructoras, eléctricas, bancos y el beneplácito de los ayuntamientos, ya que su único fin es aumentar sus beneficios económicos.

Resulta vergonzante que los diferentes gobiernos, central y autonómicos, junto con los ayuntamientos no traten de poner freno a la avalancha de solicitudes de nuevos y continuos proyectos. Y sean las propias empresas quienes decidan qué se instala y cuándo. Mientras tanto, deberían ser los poderes públicos quienes velaran por el interés general. Lejos de todo esto los ayuntamientos, con una visión totalmente parcial y cortoplacista, se pliegan a los intereses de las empresas, favoreciendo y solicitando la implantación de parques eólicos en sus municipios. Nuestra frustración es total cuando las propias instituciones dejan de velar por el patrimonio natural o el paisaje a cambio, por ejemplo, de los impuestos que reciben para las arcas municipales.

Desde Ecologistas en Acción reclamamos que se proteja eficazmente a las aves, entre ellas muchas rapaces, que mueren amputadas o destrozadas por las palas de los aerogeneradores o por electrocución y colisión en los tendidos eléctricos. A su vez solicitamos que se proteja la rica diversidad de nuestros hábitats esteparios. La principal amenaza que sufren estos hábitats es debido a la agricultura, pero la construcción de estos parques eólicos en las planas también supone un daño. Especies como el sisón están en franco retroceso y otras como la avutarda están a punto de desaparecer en la Ribera. Denunciamos que se fomentan estos centros de producción eléctrica en aras de un sistema equivocado que obvia totalmente otro modelo más justo y sostenible de verdad.

Porque para producir electricidad tenemos a nuestra disposición millones de hectáreas encima de los tejados de viviendas y empresas. A su vez, en caso de ser necesario instalar más potencia se deben utilizar terrenos humanizados cercanos a las poblaciones o en los polígonos industriales para construir nuevos parques eólicos o solares. Como medida obligatoria también se debería implantar la repotenciación de los parques actuales, reduciendo aerogeneradores y sustituyendo las turbinas por otras más modernas y eficientes. Tal y como planteamos existen alternativas, las cuales no se tienen en cuenta, porque, entre otras razones, chocan con los intereses de las empresas que sustentan el actual modelo energético. Derogado ya el impuesto al Sol, y redactado un nuevo reglamento para pequeños productores los consumidores debemos tomar parte activa en el tipo de modelo que queremos. Un modelo que nos haga responsables de la producción y consumo eléctrico, y que trate de resolver los problemas que padece el medio ambiente y el consumidor.

Equipo de comunicación de Ecologistas en Acción de Navarra