Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 28 de febrero de 2021
  • Actualizado 17:38

Ecologistas en Acción pide soluciones para las efímeras

Ecologistas en Acción pide soluciones para las efímeras

Ecologistas en Acción de La Ribera anima al Ayuntamiento de Tudela a buscar soluciones que protejan a las efímeras. Desde hace más de un año se vienen manteniendo comunicaciones con el Ayuntamiento que hasta la fecha no han dado ningún fruto. 

Ecologistas en Acción cree que se debe poner en valor el Patrimonio Natural y salvaguardarlo de los daños y peligros que le están afectando. Desde nuestra asociación pedimos mayor voluntad política para buscar soluciones  a los problemas planteados en la red eléctrica o de seguridad vial y se reduzca o elimine la contaminación lumínica en el puente del Ebro durante unas dos horas y en la época de eclosión.

Recordemos que la naturaleza nos brinda en Tudela una de sus grandes maravillas, algo único en el mundo. Entre mediados de agosto y septiembre tiene lugar por las noches la eclosión masiva de EFÍMERAS (Ephoron virgo) en las inmediaciones del puente del Ebro de Tudela. 

Esta especie de efímera sale del agua tras abandonar una  fase larvaria de varios meses y se ve atraída por la luz que emiten las farolas del puente del Ebro. La vida de estos insectos, una vez alcanzado su estado alado o de adulto apenas dura unas breves dos horas, donde se producen la cópula y la puesta de los huevos. 

Esta efímera actúa como si las farolas fueran la luna y la calzada iluminada fuera la superficie brillante del río Ebro. El problema de este episodio de contaminación lumínica es que millones de ejemplares, confundidos por las luces de las farolas y su reflejo sobre el asfalto, realizan su puesta sobre la carretera del puente y no sobre la superficie del río Ebro como debería de ocurrir en condiciones naturales, donde los huevos quedarían posteriormente adheridos a las gravas. Las larvas de esta especie excavan galerías en el lecho de los limos, arcillas y gravas del río desarrollando su labor dentro del ecosistema acuícola. 

El año pasado iniciamos esta petición, a la que desde el Ayuntamiento de Tudela se nos respondió que:

1. Respuesta técnica: El puente del Ebro y las industrias y viviendas situadas en la margen izquierda se encuentran en la misma fase. Para poder apagar o regular de forma horaria la iluminación del puente habría que independizar la iluminación del puente de los otros servicios, y que esto tendría un coste que habría que estimar.

2. Respuesta de seguridad vial: Se solicitó un informe a Policía Municipal, el cual determinó no apagar las luces por seguridad vial.

Ante estas respuestas desde Ecologistas en Acción planteamos:

1. Soluciones técnicas: Rogamos que se hable con la empresa encargada del mantenimiento de la red eléctrica en Tudela para que:

-Se consulte su opinión sobre cómo disminuir la contaminación lumínica del puente del Ebro.

-Elaboren un presupuesto para separar en diferente fase eléctrica el puente del resto de servicios. Este presupuesto debe contemplar la regulación horaria y la disminución programada de luminarias.

2. Solución de seguridad vial: Policía Municipal argumenta que apagar la luz del puente puede crear problemas de seguridad. A este respecto nosotros, por el bien de la especie y del Patrimonio Natural, creemos que es necesario llegar a un punto de encuentro que combine ambos necesarios intereses. Entendemos que el apagado total puede generar situaciones de riesgo, aunque en la mayoría de kilómetros de la red viaria estatal no hay iluminación, y no por eso se plantea iluminar todas las vías. Pedimos, en este caso, que la iluminación sea la estrictamente necesaria, mucho más reducida que la actual. En el puente del Ebro hay 33 farolas, con 3 lámparas por cada una de ellas, lo que hace un total de 99 lámparas para 310 metros. Creemos que es un número muy elevado de lámparas y que hay calles en Tudela que ni de lejos tienen tal cantidad de iluminación. En estas zonas menos iluminadas de Tudela no hay más problemas de seguridad vial. Es más, en la situación actual muchos conductores crean situaciones de peligro tratando de abrirse paso entre la espesa nube de efímeras acelerando y aumentando la velocidad por encima de la limitación de la vía o de lo recomendado por la visibilidad. Además, debido a la contaminación lumínica, miles de millones de hembras depositan sobre el asfalto millones de puestas, convirtiendo la superficie en un lecho de muerte pastoso y resbaladizo por el que es incluso fácil que un peatón resbale, lo que hace que un vehículo pueda perder tracción. Así que, respecto a la seguridad casi es peor la situación actual que la de disminuir la iluminación, ya que sin excesiva iluminación  no habrá tantas puestas fallidas sobre el asfalto. 

Ojalá el Ayuntamiento de Tudela atienda nuestra petición por el bien del Patrimonio Natural, el cual estamos todos obligados a proteger.

Equipo de comunicación de Ecologistas en Acción de La Ribera