Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 23:30
El rio y Tudela

Llego el gobierno a la ribera cargado de millones, buscando apaciguar a ricos y pobres, dejando a un lado, verdaderas intenciones. El arreglo del puente, derechos adquiere sin pensar que el rio, mucho más requiere. Sus aguas turbias, limpiar necesitan, igual que su lecho, dragar añora. Las especies que el rio contiene, aloctonas son, despachando a las nuestras con las que crecimos al son. Madrillas y barbos, deseados son, para volver a ver  a nuestros hijos pescando al sol.

El rio es cultura, el rio es historia, pero parece que su estado, a nadie importa. Años de reclama, años de afrenta, pasan los días y nadie lo acepta. Los millones vinieron, a otros destinos, quizás mas sociales, pero menos activos. La CHE reniega, medioambiente a lo suyo, nuestro rio se merma, sin solucionar su lio. Los aprovechamientos comunes, de aguas y orillas, en vez de extenderse, en prohibirse enfatizan.

Tudela y su rio, el rio y Tudela, son hermanados con sangre de la tierra, llega el momento, llega el futuro, conseguir aguas limpias para empezar de cero. Barreras con filtros, en las presas se esperan, que las aguas limpien de manera extrema.

La limpieza del cauce, imprescindible se hace, en la búsqueda incesante, de profundidad estable. Capacitación en proyecto, y presión se requiere, si queremos en breve disfrutar de nuestro rio.

El más caudaloso, el más señorío, que día tras día, pierde amorío. Solo se espera, que el puente bien fuerte, aloje coraje, para ver a su paso, nuestro rio sin aire.