Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 17 de noviembre de 2019
  • Actualizado 08:17

Las cosas no ocurren porque sí

Las cosas no ocurren porque sí

Estoy convencida de que las cosas no surgen por generación espontánea casi nunca, es mérito del trabajo y esfuerzo de las personas, lo que da como resultado que tengamos a mano en Tudela y para quien desee disfrutar, una colección de pintura y escultura de nivel internacional.

La concejalía de cultura del Ayuntamiento de Tudela está poniendo las condiciones para que en medio plazo ésta ciudad sea referente cultural, cambiando el concepto de consumidores de espectáculo a, Tudela como ciudad que crea y vive la cultura.

Desde Chillida a Eva Lootz, pasando por un elenco de grandes artistas como Antonio Lopez, Miquel Navarro, Gaudí, Chirino, Tápies, Barceló, Dalí, Oteiza, Miró, Arroyo, Palazuelo y otras muchas personas impregnan de gran nivel a la exposición.

Tengo de nuevo la suerte de recorrer las estancias del Museo Muñoz Sola y la Casa del Almirante con Juan Belzunegui y un grupo de amigos. De la explicación que nos dio el pintor pude comprender mucho mejor esta forma de expresión del arte de vanguardia. Rompedora, inconformista, transformadora.

Parte de la obra que disfrutamos está compuesta por corrientes artísticas que, incluye las tendencias abstractas y gestuales que se desarrollan en Francia y resto de Europa después de la segunda guerra mundial.

Reparamos en una obra de Antoni Tápies. Mancha negra sobre fondo blanco con un punto rojo y una cruz. Dice Belzunegui, que es momento de cambio en Europa y el artista utiliza su talento para mostrar tal vez, su rabia por lo que ocurre en su entorno. Continúa explicando que Tápies es un enamorado de oriente y su caligrafía, ese punto rojo es un guiño.

Gran parte de las obras expuestas dejan libertad de interpretación al visitante. Me provocó preguntas sobre lo que es el arte como forma de expresión de inconformismo, transformación, imaginación…

La mujer de Miró, escultura tan simple y bella a la vez, es otra muestra de vanguardia total. Elaborada con un trozo de hierro que el artista ha curvado formando el cuerpo y cara, propia de Miró con esos ojos concéntricos y los pies tan sujetos a la tierra, tan poderosos. Sin ser un desnudo, hace alusión al sexo de la mujer. Así nos lo explica Juan.

Algunos de los artistas presentes en la muestra, firman el manifiesto surrealista. Es un momento donde los acontecimientos políticos no dejan indiferente al mundo del arte. Buscan lo maravilloso, lo insólito, desean explorar nuevas posibilidades.

Los momentos históricos que vivieron  parte de los artistas representados en la colección, los manifiestan con fuerza mediante  el inconformismo,  crean nuevas concepciones del espacio, de la materia.

Estoy persuadida de que la crisis brutal que estamos padeciendo en el mundo y Europa dará argumentos para nuevas formas de arte.

Lo que el Ayuntamiento de Tudela tiene claro es que a pesar de las dificultades económicas, no se queda de brazos cruzados. El inconformismo da paso a abrir otros horizontes más ambiciosos. 

Los cambios y crisis son momentos para la oportunidad, la creatividad, el esfuerzo se nota. Los resultados también.

Nada de lo que ocurre en la historia es ajeno a las manifestaciones artísticas, entenderlo como un conjunto es fundamental.

La apuesta es clara en la responsabilidad de Gobierno Municipal del cambio. No solo es consumir cultura, es conocer, saber en el entorno político-social en que se crea esa cultura y crear en Tudela un espacio para el encuentro, debate y transformación.