Plaza Nueva

  • Diario Digital | domingo, 08 de diciembre de 2019
  • Actualizado 06:57

¿Es una prioridad el tercer centro de salud?

¿Es una prioridad el tercer centro de salud?

En las últimas semanas de nuevo se debate sobre la necesidad de construir un tercer centro de salud en Tudela. Sin embargo, cabe preguntarse hasta qué punto es pertinente centrar en ese tercer centro los recursos económicos y las demandas a la Consejería, cuando el estudio realizado para determinar las necesidades sanitarias de Tudela en la próxima década apunta a otras prioridades. Ese estudio fue llevado a cabo por un grupo multidisciplinar que incluía a los equipos directivos de los dos centros de salud, a los jefes de servicios con actividad en dichos centros (como Urgencias, Salud Mental, Rehabilitación o Ginecología..), una representación del Ayuntamiento y de su área de urbanismo, y la Gerencia del Área de Salud de Tudela. Entre sus conclusiones destacaban que urgía reformar las plantas baja y sótano de Santa Ana (Tudela Este), especialmente su área de Urgencias, y reformar y ampliar el centro de salud de Gayarre (Tudela Oeste), que tiene ya en la actualidad problemas de espacio y precisa dar cabida al crecimiento poblacional de Tudela por la zona del Queiles, así como al aumento de la cartera de servicios, como el desarrollo de la Salud Mental Infanto-Juvenil.

Tras estudiar las conclusiones de ese grupo de trabajo, la Consejería de Salud, la dirección del Área de Salud de Tudela y el Ayuntamiento, anunciaron a finales del año pasado que acometerían la reforma de las plantas baja y sótano de Santa Ana y duplicarían el tamaño de Gayarre incorporando un edificio anexo actualmente vacío (el antiguo convento) y el edificio que hoy acoge a los Servicios Sociales. Así se crearía una manzana sanitaria que permitiría el adecuado desarrollo de la Atención Primaria y Salud Mental, y a la cual se podrían trasladar además algunos servicios comunitarios hoy localizados en Santa Ana y liberar espacio en ese centro.

La reforma de Santa Ana, cuyo inicio se había anunciado para comienzos de este año, está todavía pendiente de licitar, con un proyecto valorado en 2’2 millones de euros, y respecto a Gayarre no se ha dado ningún paso todavía. Si estas dos medidas que los profesionales consideran prioritarias aún no se han desarrollado, y se estiman de importes elevados, ¿no debería ser la principal reivindicación a la Consejería de Salud la pronta y correcta realización de estas grandes reformas? Es más, resulta cuestionable si es conveniente ahora, ya no digamos factible, construir un tercer centro de salud en el barrio de Lourdes, por muy popular que esta medida pueda resultar.

¿Solucionaría los problemas de los dos centros de salud existentes? No, porque igualmente serían precisas la remodelación del sótano y la planta baja en Santa Ana y la ampliación y reforma de Gayarre.

¿Realmente es necesario ahora? Si se acometen las dos reformas citadas previamente, y que todos aceptamos como necesarias, al ampliar Gayarre se podrá trasladar al mismo algunos servicios de Santa Ana, y/o redistribuir la zonificación sanitaria (el número de pacientes). Esto supondrá una liberación de espacio en Santa Ana, y por tanto la falta de espacio en ambos centros quedará resuelta, al menos durante unos cuantos años.

¿Dónde se haría? En el barrio de Lourdes… pero poco o nada se ha hablado de localización exacta. La zona de mayor densidad de población y donde viven personas de mas edad es la situada entre la Avenida del Barrio y la estación eléctrica-parque de San Julián. En esa zona no hay parcelas edificables libres y además, no tendría sentido hacer un centro ahí encontrándose a 500-600 metros de Santa Ana, centro con el que ha mejorado la comunicación con la reciente construcción del ascensor. Si la respuesta es hacerlo en la zona del Instituto, la distancia a esa zona más densamente poblada sería la misma o mayor que a Santa Ana y por tanto, no habría ganancia en cuanto a cercanía.

¿Con qué dinero? Parece haber unanimidad en cuanto a la necesidad de llevar a cabo las reformas de Santa Ana (valorada en 2’2 millones de euros) y Gayarre, que tratándose de una reforma y ampliación especialmente ambiciosa precisará de una inversión muy importante, de varios millones de euros. Seamos realistas: ¿de verdad alguien cree plausible conseguir en una misma legislatura financiación para reformar sustancialmente los dos centros de salud de la ciudad y construir un tercero?

Con todo esto... ¿no es mas razonable acometer ahora de forma preferente la reforma de los dos centros existentes y ampliar Gayarre y en unos años, cuando se haya completado el crecimiento urbanístico del Queiles y Tudela empiece a crecer hacia Gardachales, entonces sí, plantear un tercer centro en esa zona o entorno del antiguo Simply?

Aunque puedan ser menos espectaculares, son preferibles las propuestas realistas, basadas en estudios técnicos, y que sea posible acometer. Apostemos por ellas.