Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 28 de febrero de 2020
  • Actualizado 19:18

Tiempo de mascotas

El serrucho

Según cuentan por ahí, hace aproximadamente dos mil años, una paloma anunció la venida del Mesías. Cuentan también que nació del vientre de una Virgen y entre una yegua y un buey. Este prodigio no está siendo analizado en todos sus ámbitos, más aún, a mi juicio supone un presagio fundamental en nuestras vidas.

Dos mil años después, millones de seres humanos buscan calor en su soledad, esperanza en su sufrimiento y amor ante la ignominia múltiple y colectiva. La vía elegida para paliar el fracaso social. La pobreza o el olvido es para muchos cristianos o no, compartir mesa y tertulia con su gatito, tortuga, perro, periquito o iguana. Sobre esta absurda realidad, solo podemos realizar una reflexión. ¿Qué futuro tienen las pobres mascotas, rodeadas de seres absurdos y destructivos? Para despejar la x, mejor cambiar la ecuación y comenzar a ser mejores con nuestros semejantes. Pienso que el gato nos daría la razón si pudiese hablar.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad