Imprimir

Dudar

Ángel Cornago Sánchez | Médico Humanista

Ángel Cornago Sánchez | 18 de febrero de 2020

El no ser manada, supone coexistir con la “duda”. La duda es el alimento del espíritu. En muchas personas produce vértigo. Se sienten mejor en la certidumbre, en las certidumbres que jalonan toda su vida. Pero esta actitud conduce al estancamiento, al no progreso, a la no rectificación o adecuamiento que todo tránsito y evolución precisa.

El vivir, el devenir de la sociedad, de las ideas, es dinámico. Este dinamismo, generalmente, está impulsado por poderes, por intereses, para dárnoslo servido, ya digerido, para que solo tengamos que aceptarlo. Incluso adornado y emperifollado para que lo aceptemos mejor. Pero claro, es una evolución dirigida.

Es labor de todos y, sobre todo de intelectuales honrados y de buena fe, hacer partícipe a los ciudadanos de sus reflexiones, debatiendo entre todos. Es muy importante vivir en la reflexión. La duda permite el pensamiento crítico, pero para eso hace falta tiempo y sosiego; no crispación; también estar informado, y, honradez intelectual. Es el camino para el verdadero progreso.

En el ámbito personal es importante soportar la duda. Produce cierto vértigo. Nos encontramos mejor en la certidumbre, más seguros, más cómodos. La duda, y, discrepar, supone un acto incómodo, casi violento para los que nos rodean. El entorno se encuentra mejor en la certidumbre, en lo gregario; si das la razón al líder, o al que manda, e incluso al interlocutor con el que estás conversando, siempre te va mejor.

A veces el no ser manada produce dudas existenciales si te acostumbras a poner en tela de juicio opiniones que, en los círculos en que te desenvuelves, son las aceptadas. Si con frecuencia pones en duda las aseveraciones de los popes del grupo, te sientes un bicho raro, e incluso dudas de si eres un honrado librepensador, o un dinamitador que le quieres ahogar la fiesta al protagonista. Es un buen acto de introspección para la propia salud mental.

Pero, después de estas salvedades, confirmo mi opinión de que dudar es estar vivo intelectualmente, y es fundamental para el desarrollo honrado, personal y del grupo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/angel-cornago-sanchez/dudar/20200217161346213925.html


© 2021 Plaza Nueva

© LAKARRA Comunicación y Publicidad S.L.
C/ Fuente Canónigos, 3 bajos. 31500 Tudela, Navarra
Teléfono: 848 413 958  · WhatsApp: 659 449 853