Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 17 de febrero de 2020
  • Actualizado 19:37

ÓLVEGA

Ruta por la Mina Petra y su lago de color esmeralda en Ólvega

Ruta por la Mina Petra y su lago de color esmeralda en Ólvega

Moncayo soriano. Ólvega. Un lugar que cuenta con varias ermitas dignas de ser buscadas, como la de la Virgen de Olmacedo. Por allí se ven varias vías verdes muy bien acondicionadas, como la del ‘Nido de Águilas’.

Desde la misma ermita de la Virgen del Olmacedo observamos cómo nace un camino verde, con rebollos y la mina quebrando el monte Regajal al fondo, que se hace apetecible a cualquier aficionado a la aventura o a la naturaleza. Es la ruta hacia la mina Petra y su precioso lago Esmeralda.

Incluso en los calurosos días de verano, el paisaje refresca el alma y sus cientos de mariposas hacen más animada la marcha. Un lugar donde se respira vida a cada paso y los árboles cobijan del sol y la lluvia.

Existen tres posibilidades para recorrer el trazado por el que circulaba un pequeño tren minero que unía la mina con Olvega:

- Circular de Olvega por el camino de la ermita y volver por el camino de la Vía Vieja (6,3 km)

- Ruta Mina Petra por la Vía Vieja desde Olvega (4,7 km-ida)

- Ruta desde la Ermita de la Virgen del Olmacedo, 2,4 km hasta la mina. No tiene perdida, el camino está asfaltado y pintado de verde y hay zonas de picnic, fuentes, carteles informativos e incluso un circuito de gimnasia.

Una vez escogida la ruta, hay que tener especialmente cuidado al pasar por la mina y procurar no alejarse del camino, ya que hay cierto peligro de derrumbes.

Tras un rato de caminata llegas hasta el pequeño lago artificial de color esmeralda, posterior a la explotación de la mina y que recoge las aguas de los manantiales de la zona. Unos colores espectaculares que se pueden apreciar en sus frías aguas. Frente a la mina se encuentra el Moncayo, siendo este lugar un estupendo mirador de la montaña desde la Sierra del Madero.

De vuelta a la ermita, maravillados por las aguas del lago, se puede seguir disfrutando del paseo que se abre delante de los pies.

Sin lugar a dudas, un bonito e interesante rincón de nuestra comarca que pese a estar escondido entre sus montañas y entre sus minas, es muy fácil de acceder a él y muy acogedor para quien se anima a visitarlo.