Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 12 de diciembre de 2019
  • Actualizado 07:27

NAVARRA

Salud y las ONG que luchan contra el VIH coinciden en la necesidad de reforzar la prevención ante las nuevas infecciones

Entre enero y septiembre de 2019 se han registrado 36 nuevas infecciones.
Salud y las ONG que luchan contra el VIH coinciden en la necesidad de reforzar la prevención ante las nuevas infecciones en Navarra
Salud y las ONG que luchan contra el VIH coinciden en la necesidad de reforzar la prevención ante las nuevas infecciones en Navarra
Salud y las ONG que luchan contra el VIH coinciden en la necesidad de reforzar la prevención ante las nuevas infecciones

El Departamento de Salud del Gobierno de Navarra junto con las entidades que luchan contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) coinciden en la necesidad de reforzar la prevención ante las nuevas infecciones entre la población navarra entre enero y septiembre de este año. Concretamente, 36 han sido los casos registrados en este periodo.

En este sentido y como reflejo de la colaboración entre la red pública sanitaria de Navarra y entidades y ONG, representantes de la Comisión Ciudadana Antisida de Navarra, Asociación Sare, Abiatze Kattalingorri y del Consejo de la Juventud de Navarra, junto con el director general de Salud, Carlos Artundo, y la directora del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), Marian Nuin, han presentado estos datos con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, que se celebrará el próximo domingo 1 de diciembre.

Desde el Departamento de Salud se ha insistido en la necesidad de no bajar la guardia, debido a nuevos contagios que se siguen produciendo, muchos de ellos en jóvenes. Según los datos del ISPLN se ha avanzado en educación sexual; cada vez es mayor la implicación de personas y colectivos; la sociedad navarra cuenta con buenos registros que proporcionan información válida; se dispone de mejores pruebas diagnósticas y tratamientos de alta eficacia. Asimismo, el director general de salud cree que no hay que conformarse y que hay que reforzar la prevención y procurar una mejor protección de la ciudadanía. “La incidencia de prácticas sexuales sin protección se mantiene alta, hay diagnósticos tardíos y se estima que hay en torno a 200 personas con infección por VIH que aún no han sido diagnosticadas. Por otra parte, todavía las personas infectadas por el VIH tienen un riesgo de morir siete veces mayor que las no infectadas de igual edad y sexo”, ha informado Artundo. Desde Salud también advierten que el estigma se mantiene.

En este sentido, las ONG y el Ejecutivo foral apuestan por acabar con el estigma y la discriminación por VIH, combatiendo la serofobia (prejuicio, miedo, rechazo y discriminación hacia personas seropositivas), así como la ignorancia y falsas creencias, fuentes de conductas de riesgo, discriminación y exclusión. Y para lograrlo, han destacado la necesidad de reforzar las estrategias preventivas a través del fomento del diagnóstico precoz, campañas específicas de sexo más seguro y la realización de la prueba del VIH.

Las pruebas de detección que se realizan tanto en la red pública como en las entidades colaboradoras y las campañas de sensibilización y prevención permiten determinar el estado serológico de la ciudadanía navarra y que la epidemia oculta se haga visible. Según las ONG, en Navarra se ha alcanzado a diagnosticar a un 83% de personas con VIH, sin llegar aún al objetivo del 90% establecido por ONUSIDA para 2020.

Prevención y protección

Navarra ha asumido el compromiso común y universal de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, que incluye un horizonte temporal para poner fin a la epidemia de VIH y SIDA, el año 2030.

El Departamento de Salud y sus profesionales, en estrecha colaboración con otros departamentos del Gobierno, con las ONG, entidades locales, sociales, otras instituciones y con las propias personas afectadas, han venido desarrollando y siguen poniendo en marcha distintas acciones y medidas para la prevención, en consonancia con las directrices de la Organización Mundial de la Salud y ONUSIDA. El sistema de información y vigilancia (sistema de notificación y registro, vigilancia epidemiológica, etc.); los grupos de personas expertas; los protocolos de atención, información y sensibilización; y una apuesta firme por la educación sexual en distintos ámbitos y por la promoción de la salud sexual comunitaria son claro ejemplo de ello.

Queda camino por recorrer. La pandemia de VIH/SIDA movilizó a toda la sociedad, especialmente al colectivo de hombres que tienen sexo con hombres, que supo afrontarla e integrar la puesta en marcha de medidas preventivas y de protección. En la actualidad, los datos indican que la idea de la importancia de la prevención está bajando y es imprescindible retomar el control sobre las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y el VIH, en particular, en un marco conjunto. Especial atención merecen los hombres que tienen sexo con hombres, las mujeres y los grupos más vulnerables. La utilización adecuada de preservativos en el coito vaginal, anal y en el sexo oral es un método eficaz para la protección ante las ITS, incluido el VIH.

Para protección mayor y mejor, desde Salud Pública se insiste en seguir algunas recomendaciones: cultivar el buen trato, el cuidado mutuo y el placer compartido en las relaciones sexuales y, en especial, independientemente de cómo sea cada persona, utilizar condón. En el caso de haber tenido prácticas de riesgo, hacerse la prueba del VIH es la mejor medida para poder iniciar pronto un tratamiento y aumentar la posibilidad de lograr una buena calidad de vida en el caso de infectarse.

VIH en Navarra

Según los últimos datos facilitados por el Instituto de Salud Pública, de enero a septiembre de este año, se han registrado un total de 36 personas que se han infectado con el VIH.

La directora del ISPLN, Marian Nuin, ha presentado la situación actual con la perspectiva temporal de los últimos cinco años. Entre 2014 y 2018, se diagnosticaron 207 nuevas infecciones por VIH, la mayoría en hombres (83%), de los cuales el 90% tienen entre 15 y 54 años. En el caso de hombres que han tenido sexo con hombres, el 79% de los diagnósticos de VIH se produjeron en edades inferiores a los 45 años.

Por sexos, en hombres predominó la transmisión homosexual (68%), seguida por la debida a prácticas heterosexuales (26%) y la relacionada con el uso compartido de material para la inyección de drogas (4%). Entre las mujeres, el predominio de la transmisión heterosexual fue mucho mayor (94%), y la transmisión asociada al consumo de drogas inyectadas supuso el 6%.

Nuin ha incidido en la importancia de la protección, ya que la transmisión del VIH se facilita por la presencia de otras ITS, algunas de las cuales pueden ser asintomáticas, y cuya incidencia está aumentando entre la población navarra. También, ha informado de que se producen diagnósticos tardíos. En el 12% de los diagnósticos de VIH realizados en el quinquenio 2014-2018, este diagnóstico coincidió con el de SIDA, lo que pone en evidencia que la infección no se detectó hasta que aparecieron manifestaciones clínicas graves. La mayoría de las defunciones por esta enfermedad se produjeron en pacientes con diagnóstico simultáneo de VIH y SIDA.

Día Mundial

El lema de ONUSIDA de este año para el Día Mundial del SIDA es ‘Las comunidades marcan la diferencia’. Este lema brinda una oportunidad importante para reconocer el papel fundamental que las comunidades han desempeñado y continúan desempeñando en la respuesta al SIDA a nivel local, nacional e internacional.

Las comunidades contribuyen a la respuesta al sida de maneras muy distintas. Su liderazgo y la defensa que llevan a cabo permiten garantizar que la respuesta siga siendo relevante y fundada, que las personas sigan estando en el centro y que nadie quede detrás. En estas comunidades se integran los educadores de iguales, las redes de personas que viven con el VIH o están afectadas por el virus, como los gais y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, las personas que se inyectan drogas y los trabajadores sexuales, las mujeres y la gente joven, los asesores, los trabajadores sanitarios de la comunidad, los proveedores de servicios de puerta a puerta, las organizaciones de la sociedad civil y los activistas populares.