Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 26 de octubre de 2020
  • Actualizado 20:11

NAVARRA

La CUN presente en 3 redes mundiales de excelencia en investigación de inmunoterapia

Junto al Vall D’ Hebron Instituto de Oncología (VHIO), son los dos únicos hospitales españoles que forman parte de los consorcios impulsados por las compañías Roche Genentech y AstraZeneca. Además, la Clínica está integrada también en la red de Bristol Myers Squibb (BMS).

Trabajos celulares en la Clínica Universitaria de Navarra
Trabajos celulares en la Clínica Universitaria de Navarra
La CUN presente en 3 redes mundiales de excelencia en investigación de inmunoterapia

La Clínica Universidad de Navarra forma parte de tres redes internacionales de centros de excelencia en investigación de nuevas líneas de inmunoterapia. Las tres plataformas están constituidas por instituciones líderes mundiales en el estudio y aplicación de esta avanzada vía terapéutica. Se trata de tres consorcios impulsados desde la industria farmacéutica y participados por centros de referencia en la materia. La Clínica y el Instituto de Oncología Vall D´Hebron (VHIO) son los dos hospitales españoles pioneros en investigación de inmunoterapia elegidos para formar de dos de dichas plataformas. 

En concreto, la Clínica y el VHIO están integrados en los consorcios de las compañías farmacéuticas Roche Genentech, cuya plataforma se denomina ImCORE y está compuesta por 27 centros en todo el mundo, y AstraZeneca, organizadora del consorcio Partners of Choice. Además, la Clínica forma parte también de una tercera plataforma, impulsada por Bristol Myers Squibb (BMS), denominada II-ON; En total, el hospital universitario participa en 60 ensayos clínicos y preclínicos, pertenecientes a alguna de las tres redes de investigación de excelencia en inmunoterapia.

La necesidad de establecer dichos consorcios de centros investigadores surge como consecuencia del éxito y rápida evolución de las diferentes líneas de inmunoterapia para el tratamiento de distintos tipos de tumores. 

Desarrollo precoz de nuevas terapias

Como se sabe, la inmunoterapia es una modalidad de terapia biológica contra el cáncer basada en la estimulación activa o pasiva del sistema inmune del propio paciente. Hay diferentes tipos de inmunoterapia aunque en general su funcionamiento consiste en contrarrestar la capacidad de los tumores para desactivar el sistema inmune del paciente. Entre las distintas categorías, las principales son los anticuerpos monoclonales, las inmunoterapias no específicas, las terapias con virus oncolíticos, las terapias con células T y las vacunas contra el cáncer.

De avanzar en estas líneas principales de investigación se encargan las tres plataformas, que son “redes de centros de relevancia internacional en investigación de tratamientos contra el cáncer basados en inmunoterapia. Un grupo muy selecto de centros de excelencia en investigación en esta materia. La finalidad de estas iniciativas es el desarrollo precoz de terapias a cargo de un número limitado de centros de confianza. La Clínica Universidad de Navarra participa en las tres plataformas”, describe el Dr. Antonio González, codirector del Departamento de Oncología Médica de la Clínica en su sede de Madrid.

En definitiva, el objetivo específico de las plataformas reside en acortar los tiempos en los que los nuevos tratamientos llegan a los pacientes. Este es el principal papel de los centros y hospitales de investigación llamados a formar parte de estas redes. “Tratamos de que un número mayor de pacientes puedan beneficiarse lo más rápidamente posible de los nuevos tratamientos”, resume el Dr. Ignacio Gil Bazo, codirector de Oncología Médica de la Clínica en su sede de Pamplona.

Las tres plataformas

ImCORE es la red impulsada por la farmacéutica Roche Genentech. En las líneas de investigación oncológica lidera el equipo de investigadores de la Clínica el Dr. Ignacio Melero, codirector del Servicio de Inmunología e Inmunoterapia, mientras que en los estudios hematológicos el investigador principal es el Dr. Jesús San Miguel, hematólogo de la Clínica experto en mieloma múltiple y director de Medicina Clínica y Traslacional de la Universidad de Navarra.

La colaboración inter centros que plantea la red ImCORE se concreta específicamente en dos aspectos. Por un lado, la empresa trabaja de forma conjunta con las instituciones en procedimientos operacionales con el objetivo de prestar agilidad a los proyectos de investigación desde el punto de vista operacional. Para conseguirlo financia personal con el fin de mejorar los aspectos operacionales de los estudios pre-clínicos, traslacionales y ensayos clínicos y fomentar así las colaboraciones científicas

Además, trata de promover la colaboración científica entre los 27 centros integrantes, para potenciar la rapidez en el inicio de las investigaciones surgidas a raíz de los últimos descubrimientos científicos y compartir resultados que puedan acelerar la búsqueda de nuevas formas de tratamientos para personas con cáncer.

Otro de los objetivos de la red imCORE es la identificación de enfoques capaces de ampliar el número de personas que se puedan beneficiar de la inmunoterapia como tratamiento del cáncer, explorando nuevas fórmulas que consigan activar el sistema inmune en este sentido, subraya la farmacéutica.

La red II-ON (Red Internacional de Inmuno-oncología) de Bristol Myers Squibb (BMS) plantea una colaboración global entre homólogos de la farmacéutica y del mundo universitario, integrada por 16 centros académicos de investigación del cáncer, cuyo objetivo es promover la ciencia de la inmuno-oncología y la medicina traslacional a través de la innovación, para mejorar los resultados de los pacientes. Con organizaciones miembros en América del Norte, Europa, el Reino Unido, Japón y Australia, el II-ON es una de las primeras redes que reúne a la industria y la academia en esta área.

El Dr. Melero dirige también las investigaciones impulsadas desde esta red que se desarrollan en la Clínica.

Actualmente, II-ON aglutina los esfuerzos de más de 250 investigadores, que trabajan en más de 170 proyectos en 20 tipos distintos de tumores. Según indican desde BMS, “a través de la II-ON, estamos colaborando con las principales instituciones de investigación sobre el cáncer en todo el mundo para generar ciencia innovadora de la inmuno-oncología, poner en marcha ensayos basados en la biología y buscar tecnologías de vanguardia con el objetivo de traducir los hallazgos de las investigaciones en ensayos clínicos y, en última instancia, en práctica clínica”.

Los centros investigadores pertenecientes a esta red enfocan su trabajo en tres pilares científicos: entender los mecanismos de resistencia, identificar las poblaciones de pacientes con mayor probabilidad de beneficiarse y explorar nuevas combinaciones que pueden mejorar la respuesta antitumoral mediante mecanismos complementarios de acción.

Partners of Choice (ASTRAZENECA) Actualmente existe una necesidad no cubierta de tratamientos que prolonguen la supervivencia de los pacientes con cáncer en fase avanzada y que incrementen las tasas de curación y el tiempo transcurrido hasta la recurrencia en los pacientes con cáncer en estadios iniciales. 

AstraZeneca lleva a cabo un programa integral de ensayos clínicos que incluye inmunooncoterapia como monoterapia y también en combinación con quimioterapias, moléculas pequeñas y otras inmunoterapias en múltiples tipos de tumores, de etapas de la enfermedad y líneas de terapia. El equipo de la Clínica tiene como investigador principal al Dr. Melero en coordinación con los especialistas en Oncología e investigadores de la Clínica los Dres. Mariano Ponz y Eduardo Castañón.

La plataforma Partner of Choice utiliza biomarcadores como herramienta de toma de decisiones para definir la mejor ruta de tratamiento potencial para un paciente. “Nuestra visión es que la InmunoOncología desempeñará un papel fundamental en la redefinición del paradigma en el tratamiento del cáncer”, subraya la compañía.

Apuestan en este sentido por llevar el éxito de la inmunooncología a los pacientes correctos, motivo por el que ha promovido el intercambio de los primeros conjuntos de datos entre industrias, “para permitir que se tomen decisiones correctas de tratamiento para los pacientes. Una cuestión cada vez más importante cuando existen varias opciones terapéuticas disponibles para una sola población de pacientes”, alegan.