Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 21 de septiembre de 2020
  • Actualizado 20:27

TUDELA

El Gobierno autoriza la contratación de las obras de construcción de la nueva unidad de Hemodiálisis del Hospital Reina Sofía de Tudela

Su presupuesto asciende a 3,3 millones y está previsto que comience a funcionar a finales de 2021.
Según los plazos previstos, la adjudicación de las obras se realizará el próximo mes de septiembre
Según los plazos previstos, la adjudicación de las obras se realizará el próximo mes de septiembre
El Gobierno autoriza la contratación de las obras de construcción de la nueva unidad de Hemodiálisis del Hospital Reina Sofía de Tudela

El Gobierno de Navarra ha adoptado, en su sesión de hoy, un acuerdo por el que se autoriza al director gerente del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea la celebración del contrato de obras de construcción de la nueva unidad de Hemodiálisis en el Hospital Reina Sofía de Tudela, que está previsto que comience a funcionar a finales de 2021.

El presupuesto asciende a 3,3 millones de euros, que se abonarán con cargo a los ejercicios presupuestarios de 2020 (300.000 euros) y de 2021 (3.053.507 euros). Esta autorización es necesaria al tratarse de un gasto que supera los 3 millones de euros y que, además, tiene carácter plurianual.

Según los plazos previstos, la adjudicación de las obras se realizará el próximo mes de septiembre. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 14 meses.

Atención a 80 pacientes por semana

Una vez que entre en funcionamiento, esta nueva unidad de Hemodiálisis podrá atender a 80 pacientes por semana, frente a los 44 que atiende actualmente.

La nueva zona contará con dos espacios destinados para pacientes en aislamiento y para pacientes agudos, y se ubicará en la planta baja del edificio de la futura área de Cirugía.

La superficie de la unidad será de 2.340 m2, incluido el porche de acceso, de los que 1.218 m2 se van a destinar a la unidad de Hemodiálisis y los 1.122 m2 restantes se destinarán a ubicar otras prestaciones a futuro. Entre otros servicios, esta nueva unidad contará con un área de recepción, sala de espera, aseos, sala de tratamientos, habitación de aislamiento, sala de agudos, sala de aguas, consultas, vestuarios y almacenes.

Las dependencias actuales de Hemodiálisis se distribuyen en diferentes zonas del centro hospitalario y cuentan con unos 300 m2.

Cabe destacar que la nueva unidad permitirá agrupar todos los servicios necesarios para la prestación de la actividad asistencial de Hemodiálisis en una misma área y contribuirá a mejorar la atención que actualmente reciben los y las pacientes de la Ribera navarra.

De 12 a 20 puestos de diálisis

En concreto, la unidad de Hemodiálisis, que actualmente cuenta con 12 puestos de diálisis, distribuidos en dos salas (una con 9 puestos y otra con 3) con capacidad para atender a 44 pacientes por semana, podrá contar con un total de 20 puestos para poder atender a más de 80 por semana. Según las previsiones de crecimiento del número de pacientes para los próximos años del Área de Salud de Tudela (de 3 a 4 pacientes cada dos años), esta nueva unidad podrá atender adecuadamente a quienes necesiten tratamiento de hemodiálisis. En este sentido, cabe indicar que el pasado año 2019 se realizaron 6.228 sesiones de diálisis.

En cuanto a la previsión de profesionales a futuro, en una primera fase se prevé la ampliación de personal administrativo y celador (actualmente compartido con otros servicios), así como de personal facultativo y de Enfermería en función de la cartera de servicios y volumen de pacientes atendidos en la unidad.

Actualmente trabajan en esta área nueve enfermeras, seis técnicos de cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) (uno compartido con otra unidad); tres facultativos especialistas de área (FEA) y un administrativo compartido con la unidad de Alergología. Se trata de un equipo de profesionales dimensionado para atender la unidad, teniendo en cuenta que puede haber momentos en los que, según el tipo de paciente, puede resultar necesario reforzarlo. En este sentido, se llevarán a cabo acciones formativas para que tanto profesionales de la unidad como aquellos que puedan ser susceptibles de incorporarse posteriormente cuenten con la formación necesaria para desempeñar sus funciones. Entre otras, destacan las estancias o rotaciones formativas en otros centros hospitalarios o la asignación de un número de horas de formación a desarrollar dentro de su jornada laboral.