Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 15 de noviembre de 2019
  • Actualizado 11:31

Ya están aquí las vacaciones, ¡pero no dejes de lado tu salud!

Ya están aquí las vacaciones, ¡pero no dejes de lado tu salud!

Llegan las ansiadas vacaciones, y para disfrutarlas al máximo es necesario un poco de organización. En esta época del año se cometen excesos de los cuales el cuerpo se puede resentir luego durante largo tiempo.

Por este motivo, siempre se debe tomar una serie de precauciones que hagan que, una vez que termina el verano, se tenga la satisfacción de haber hecho las cosas bien, y no haber jugado con la salud. Se trata principalmente de los siguientes.

No tires por la borda los resultados de la operación bikini

Uno de los aspectos que más se deja de lado a lo largo de la época estival probablemente sea el peso. Se trata de unos días que invitan que invitan especialmente a salir a picar algo a la calle, y a tomar ciertos alimentos muy refrescantes pero cargados de grasas y azúcares, como helados, sorbetes, granizadas, etc.

Si antes de llegar las vacaciones se ha hecho una dieta para perder peso, hay que tener especial cuidado, en primer lugar porque en muy poco tiempo se puede echar a perder lo que tanto costó conseguir, y en segundo lugar, porque si la dieta no era la adecuada, todos estos excesos pueden desembocar en el temido efecto rebote.

Que el peso no se te vaya de las manos

Lo importante es siempre mantener un equilibrio, y aprovechar el verano para darse algún que otro capricho en semana si se desea, pero sin descontrolar. Hay que recordar siempre que el peso no es solo una cuestión estética, sino que principalmente lo es de salud. Cuando los kilillos de más se convierten en sobrepeso, esto no solo tiene efectos físicos sino también psicológicos, de manera que mantenerse en forma es a una cuestión a la que debemos darle  la importancia que se merece.

Como último consejo en este sentido, recordar que el verano también es una buena época para disfrutar de otros alimentos especialmente saludables y bajos en calorías pero además llenos de sabor, como el pescado azul o todo tipo de ensaladas.

Si vas a empezar a hacer deporte, hazlo bien

El verano también resulta ideal para salir a andar o hacer algo de deporte a la hora fresquita, o pasear tranquilamente por la playa, de manera que se puede compensar mejor esos pequeños caprichos.

Aquellos que no practican deporte a lo largo de todo el año, deben tener presente que incorporarse a esta actividad requiere siempre hacerlo gradualmente. Comenzar a hacer deporte con una intensidad indebida no es más que un error que tiene consecuencias, porque se pueden sufrir lesiones y además, se puede desistir enseguida de una actividad tan saludable como esta.

Y es que hacer deporte es muy beneficioso para la salud, pero siempre y cuando se haga de manera adecuada. Se necesita tener un seguimiento médico, una alimentación correcta y reforzar el organismo con los productos nutricionales que se pueden encontrar en las tiendas de suplementos.

Cuanto mejor te encuentres, más disfrutarás

De manera que el verano es una época del año que no solo debe considerarse como tiempo de vacaciones, sino que ha de servir para aprovechar el tiempo y disfrutar cuanto se pueda. Pero esto conlleva encontrarse en buena forma, y esto, a su vez, cuidar la salud.

Para lo cual basta con regular la frecuencia en que se toman alimentos altos en calorías, reduciendo su consumo, y tener una al menos cierta actividad física, que ayude a mantener la línea.