Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 22 de enero de 2021
  • Actualizado 15:18

PLUMAS AL CIERZO

En mis viajes

Martín Landa Marco nos cuenta algunas de las vivencias que experimentó en la Isla de Pascua o Rapa Nui junto a un poema que escribió allí en una tarde-noche estrellada.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua o Rapa Nui
Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua o Rapa Nui
En mis viajes

Son ya trece años recorriendo países y conociendo culturas y personas de diferente condición. A veces con circunstancias complicadas que la vida otorga aleatoria mente por Mor de haber nacido en un lugar o en otro.

Hoy quiero comentar algunas de las vivencias y curiosidades que me impactaron cuando llegué por primera vez a la Isla de Pascua o Rapa Nui.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 6

Isla de Pascua pertenece a Chile, y es una pequeña isla perdida en el Océano Pacífico a 3.700 kilómetros, del Continente Americano, y a dos mil kilómetros del punto habitado más cercano: las islas Pitcain, que con sus algo menos de 100 habitantes, son sus vecinos más cercanos.

Isla de Pascua es por las propias condiciones geográficas, un lugar diferente y un mundo aparte; donde todo se mide con un “reloj diferente”. Y donde se mezclan por igual historias y leyendas… Leyendas que han pervivido de boca en boca, convertidas en “historias” que agrandan los misterios que guarda la isla.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 9

Isla de Pascua es hoy un Museo al aire libre, donde “piedras enormes” trabajadas en forma de dioses humanos, tenían la misión de proteger a los diferentes clanes de Rapa Nui, de los peligros que escapaban a su control. Entre ellos las fuerzas desatadas del Océano o los vientos huracanados que a veces azotan Rapa Nui.

Isla de Pascua o Rapa Nui, emerge del Océano Pacífico debido a la erupción de sus tres volcanes. El más antiguo conocido con el nombre de Poike que hizo erupción hace tres millones de años. El Rano Kau, que lo hizo hace dos millones y medio de años. Y por último, el jovencito Terevaka que lo hizo hace solo trescientos mil años, y que actualmente es la cima más alta de la isla con sus 511 metros de altitud; y que pasa por ser una buena excursión para poder calibrar la fuerza con que los vientos siguen barriendo Rapa Nui.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 8

La primera impresión cuando el avión de LAN se acerca a la isla tras algo más de cinco horas de vuelo desde Santiago, si uno ha tenido la previsión y la suerte de poder elegir ventanilla, lo primero que aprecia es la pequeñez de la isla (apenas veinte kilómetros de largo por algo menos de ancho) en medio del inmenso Océano. Y el cómo el avión la sobrepasa, da la vuelta mientras continua descendiendo, y por fin enfila a la pista de aterrizaje. Pista que, a pesar de lo pequeño de la isla, pasa por ser la más larga de Sudamérica merced al convenio suscrito con los EE.UU., Para que pueda ser utilizada, en caso necesario, por los transbordadores espaciales.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 7

En el legado de su historia milenaria y de sus leyendas, queda la realidad del gran regalo que representan más de 900 Moais y unos 4.000 Petroglifos que hacen de Rapa Nui un auténtico y extraordinario Museo Natural. Una forma de expresión cultural que resulta única y que sólo se desarrolló aquí, en Rapa Nui, de toda la Polinesia.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 3

Más allá de las especulaciones y de la leyendas que lo inundan todo, cuando se trata de acercarse a los orígenes de Rapa Nui, parece probado que al menos la última parte de la historia de los Moais y del por qué dejaron de hacerse, tiene que ver con las diferencias surgidas entre los diferentes clanes que habitaban la isla. La construcción la llevaban a cabo los artistas talladores, que por su oficio contaban con gran prestigio, y los hacían a petición de los distintos clanes. Todos se hacían en la cantera del volcán Rano Raraku (Rano Kau), y una vez terminadas se trasladaban al punto de la isla en que fueran a ser colocados. En un momento determinado la cantera fue abandonada como lo prueba la cantidad de Moais que aparecen a medio terminar o iniciados. La teoría que tiene más adeptos es que se produjo una guerra por la falta de alimentos, que la vorágine insensata de construir Moais dejó a la isla sin bosque, cuya madera se utilizaba para trasladar a los Moais…, eso y el crecimiento de la población que se calcula llegó a alcanzar las veinte mil personas…

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 4

Quienes defienden esta teoría señalan que sin árboles no había frutos y sin madera no había canoas con las que salir a pescar que era el principal sustento en Rapa Nui.

Todo ello añadido a la creencia de que los Moais significaban protección, más cuanto más grandes fueran. Y por tanto había que intentar derribar los del adversario.

Pero no hay historia relatada, es por tanto sólo una de las teorías que se manejan. Y por cierto, no es de las que más les gustan a los escasos descendientes directos de los Rapa Nui. Ellos prefieren señalar y hacer hincapié en  que fue el contacto con las gentes llegadas de fuera y el contagio de las enfermedades que les importaron lo que acabó con la mayor parte de la población.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 10

Y quizás todas las versiones tengan un punto de verdad y su parte de razón. Porque en el siglo XVIII no quedan Moais en pié en la isla, y esto si está documentado por los holandeses que llegan a la isla en esas fechas. Y también cómo al menos mil Rapa Nui fueron llevados hasta Perú y vendidos como esclavos entre 1859 y 1863 de forma que en 1877 solo quedaban en la isla 110 personas.

Lo más conocido de Rapa Nui, es la era del hombre pájaro y el huevo de Manutara, algo que forma parte de los últimos estertores de una cultura que no dejo rastro escrito, bueno mejor habría que decir que no ha dejado quien sepa interpretar los signos con los que sus hombres del saber escribían en Rongo Rongo. Así las tablillas que se exhiben en el Museo Antropológico de la isla, han quedado sin interpretación.

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 5

Isla de Pascua o Rapa Nui, mantiene el misterio de su verdadera historia mezclado con las leyendas que quieren expresar sus habitantes. Hoy habitan la isla unas cinco mil personas. Y más allá de algunas certezas, como el origen polinesio de sus primeros pobladores, todo queda para el misterio y para alimentar las leyendas que contar a los visitantes.

Y entre sueños y leyendas, en una tarde-noche estrellada y cálida, escribí éste poema.

Sueños y recuerdos

Camino, de caminos y sueños

Senda, de veredas en lugares olvidados
de la perezosa memoria.

Subidas y bajadas, idas y venidas
en el torbellino de la vida
a los albores y rincones de nuestros recuerdos.

Aquel día y aquel momento

¡Hace tanto tiempo!

Desandando caminos de regreso
a felices momentos.

¡Imaginando, siempre imaginando
lo que la memoria nos niega!

Qué sería la vida sin sueños ni recuerdos.

Martín Landa
Isla de Pascua Rapa Nui, Chile

Viaje de Martín Landa Marco a la Isla de Pascua 2

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad