Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 14:15

EN LA RED

FaceApp, la aplicación de moda que vulnera nuestra privacidad

La popular app que envejece el rostro no es inofensiva: vulnera la privacidad de quien la descarga.
FaceApp, la aplicación de moda que vulnera nuestra privacidad
FaceApp, la aplicación de moda que vulnera nuestra privacidad
FaceApp, la aplicación de moda que vulnera nuestra privacidad

La empresa dueña dice borrar las imágenes a las 48 horas pero, pese a que no es la única que solicita acceso a información personal, la polémica ha servido para recordar la importancia de la protección de datos. Casi 13.000 ‘apps’ burlan los permisos de Android para recopilar datos de los usuarios.

El caso de FaceApp, la aplicación que utiliza inteligencia artificial para envejecer un rostro y mostrar una imagen realista, ha puesto en el punto de mira un aspecto común en el que pocos usuarios reparan. Al instalarla, se advierte de que todos nuestros datos serán utilizados e incluso cedidos a terceros, por lo que se pierde el control.

¿Para qué necesita la linterna del móvil acceder a la ubicación de un usuario? ¿Y una aplicación de retoque fotográfico el micrófono? ¿O una grabadora los contactos? En principio, estas apps no precisan de este tipo de permisos para su funcionamiento. Cuando acceden a ellos, suele ser con el fin de buscar algo muy valioso... nuestros datos.

FaceApp está arrasando en internet gracias a su filtro de retoque digital, que permite simular el paso del tiempo en una persona: envejecer nuestra imagen en cuestión de segundos. Sus resultados son sorprendentes, hasta el punto que es el fenómeno viral del momento, especialmente entre los famosos. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Y es que el servicio genera numerosas dudas, especialmente en lo que se refiere a su política de privacidad.

Si tus datos y privacidad son importantes para ti, te recomendamos no usar este tipo de aplicaciones. Pero la decisión final es personal de cada usuario y casos concretos, por supuesto.