Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 23 de septiembre de 2020
  • Actualizado 13:41

ESCAPADAS

De ruta por las Cinco Villas

Unos días de descanso en Navidad que pueden resultar ideales para visitar la Comarca de las Cinco Villas.
La Comarca de las Cinco Villas es la más extensa de Aragón
La Comarca de las Cinco Villas es la más extensa de Aragón
De ruta por las Cinco Villas

Se acerca la Navidad. Unos días de descanso que pueden resultar ideales para visitar la Comarca de las Cinco Villas. En ella se realizan múltiples actividades, a las que se suman todos los encantos patrimoniales y naturales de esta extensa comarca. 

Una de las opciones para estos días de descanso es realizar una ruta senderista o en bicicleta por alguno de los magníficos rincones de la zona. Muy en especial, por la Sierra de Santo Domingo, declarada Espacio Natural Protegido por el Gobierno de Aragón. 

En este espacio natural hay balizadas múltiples rutas, lo que permiten un acceso cómodo y sencillo. Es el caso de la que parte de Biel. Tras salir del casco urbano, de Biel, para luego descubrir, tras una pequeña ascensión, las magníficas vistas de la Rayas de Santo Domingo. 

Esta ruta, que está totalmente balizada (señalizada con postes de madera de color verde), discurre por la pista de Pozo Tronco. Justo al pasar el puente que lleva el mismo nombre hay un parquin habilitado para dejar el coche y comenzar el recorrido. 

Así, desde allí se toma la pista principal, para luego cruzar el puente de río Arba de Biel, y tras coger el desvío del barranco de Paniagua (300 metros más adelante del puente), hay una indicación. 

Posteriormente, se va en ascenso, por el cauce del barranco, hasta llegar a la indicación hacia el Corral de Melchor. Allí, uno se desvía a la izquierda para salir del barranco de Paniagua, hasta que, en ascenso, se llega al Corral de Enrique, donde se puede apreciar la antigua paridera y la antigua era donde se trillaba. 

Luego, se continua por el sendero, para coronar en un camino desde donde se ve toda la Sierra, con especial protagonismo de las rayas y la cima de Santo Domingo, así como el nacimiento del Río Arba. 

Tras las magníficas vistas, se continúa andando hacia la derecha para volver por la misma pista que hemos subido al Corral de Melchor. Y, de ahí, se vuelve a Biel. En total, son 9 kilómetros de recorrido de dificultad media- baja, una ruta especialmente recomendada para hacer en familia. 

Durante el recorrido, además del paisaje, se pueden apreciar curiosos corrales de ganado, eras de trilla, espacios naturales de gran belleza por sus poblaciones de pinos, hayedos, así como por su riqueza micológica, puesto que estos montes están llenos de setas. 

Igualmente, es singular la fauna que se puede apreciar, con ejemplos como sapos y tritones, en el cauce del barranco por el que discurre, así como jabalíes, ciervos, corzos, lechuzas, becadas, etc. 

Esta ruta es la que está indicada con postes de color verde, pero hay otra, similar, que combina parte de esta con otro recorrido, señalizado en postes de color rojo. Cualquiera de ellas es una delicia para los que gustan del senderismo. 

Además, hay otras que se pueden hacer partiendo de la misma zona, con diferentes tipos de dificultad. Son las rutas del Barranco de Paniagua-Barranco Nacelagua (circular); la ruta Biel-Malpaso-Escorrola o la del Barranco Paniagua-Salto del Royo. 

comarcacincovillas.es