Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 09:04

Aspectos a tener en cuenta antes de contratar a un abogado

Aspectos a tener en cuenta antes de contratar a un abogado

Hoy en día, acudimos a un abogado tanto para recibir asesoramiento jurídico como para ser defendidos ante la justicia. Por ello es de suma importancia saber escoger un buen abogado, y por ende, seguir una serie de consejos antes de tomar una decisión.

Identificar con precisión tus necesidades

Para empezar, es importante saber que puedes contratar a un abogado ya sea para ser aconsejado en un tema jurídico concreto, como por ejemplo la redacción de contratos o el asesoramiento empresarial, o para ser defendido durante un proceso judicial, como puede ser un divorcio u otros casos judiciales.

También es necesario saber si lo que necesitas es un abogado especialista o generalista. El abogado generalista puede ayudarnos ante diferentes litigios o cuestiones jurídicas. El abogado especialista ha validado sus competencias y ha obtenido un certificado que afirma los conocimientos específicos de su especialización.

Puedes escoger tanto uno especialista, como uno generalista, pero siempre deberás tener en cuenta que el abogado que elijas deberá tener los conocimientos suficientes para el tema que te incumbe. Para ello, es mejor contactar directamente con el bufete en cuestión.

Ten en cuenta que para casos muy específicos (despido laboral, divorcios, contratos, delitos, administración, etc.) es mejor contactar con abogados especialistas. Si tu caso no requiere de un alto grado de especialización, puedes acudir a un abogado generalista.

Elegir correctamente a un abogado

Por norma general, solemos escoger a nuestro abogado basándonos en la proximidad de su despacho. Si lo que quieres es ser asesorado jurídicamente, esta es la mejor opción, ya que a la mínima duda podrás acudir a él con facilidad. Por el contrario, si tu caso es de suma importancia, es mejor optar por un abogado con las competencias necesarias para resolverlo, así que la distancia será lo de menos. Si por ejemplo vives en Madrid pero el bufete de abogados más competente se sitúa en Barcelona, es mejor que contactes con abogados Barcelona.

Para encontrar a un abogado, el recurso que más se suele utilizar es a través de la recomendación de un conocido. De hecho es un recurso eficaz, ya que si te lo recomiendan es porque ya ha cumplido con las expectativas de alguien de tu alrededor. Si no conoces a nadie que te pueda aconsejar a un abogado, puedes investigar por internet, visitando páginas web de gabinetes con la ayuda de los buscadores, o incluso puedes buscar a través de los anuarios o utilizando otras herramientas como Google Maps. Recuerda que siempre es mejor contactar con ellos y hacerles saber cuales son tus dudas y tus objetivos. No olvides pedirles el presupuesto y, sobretodo, su disponibilidad.

Pedir un presupuesto

Para evitar malentendidos, lo mejor es pedir un presupuesto con antelación. Generalmente, la primera visita se paga al momento, luego se tendrá que elaborar un presupuesto para los honorarios. No tengas miedo en negociar los plazos de pago para que se adapten a tus condiciones económicas. Si el abogado es comprensivo y te facilita los pagos, es buena señal, ya que privilegia tus propios intereses. Si por el contrario notas que no es afable y que le importan poco tus intereses, no dudes en confiar tu caso a otro letrado. Debes saber que cada abogado puede establecer los precios que le convengan ya que no existe ninguna ley que imponga ni controle los costes de los honorarios.  Sin embargo, cabe la posibilidad que nos llevemos un susto cuando nuestro abogado nos entregue su presupuesto: en este caso, deberemos considerar si realmente merece la pena. Es evidente que un buen abogado puede salir caro, pero si la defensa vale la pena y ante la resolución jurídica se pueden obtener altas compensaciones, la inversión, a pesar de su costo, debe ser llevada a cabo.

La primera visita, un momento esencial

El primer encuentro con tu abogado será esencial para establecer un primer contacto: deberás fijarte en si te escucha, si te hace preguntas, si suele estar disponible, si parece competente, si te entiende, si ante todo privilegia tus intereses, etc. No olvides llevar todos los documentos necesarios para el caso y una libreta donde hayas anotado previamente las preguntas que quieras hacerle, aunque no sea indispensable, es de clara importancia también, exponer todos los elementos que conciernen el caso, siempre y cuando dispongas de ellos.

El primer contacto también te servirá para determinar si te sientes cómodo con él y si quieres contar con su ayuda jurídica en el futuro. Es esencial que tengas confianza en él, ya que probablemente debas confiarle elementos de tu vida muy personales para que pueda asesorarte lo mejor posible, como por ejemplo en caso de divorcio o de herencia.  También debes tener en cuenta que hay procesos que pueden llegar a ser muy largos, y por lo tanto deberás relacionarte con él durante un largo periodo de tiempo para trabajar y avanzar en el caso.

Si este primer contacto no ha sido agradable, no dudes en consultar a otros profesionales. Es mejor pagar varias primeras visitas, que perder un caso o recibir malas informaciones, o incluso tener que cambiar de abogado en mitad del proceso, ya que probablemente te salga más caro que tenerlo en cuenta desde el principio y tomarte el tiempo necesario para escogerlo perfectamente. Finalmente, recuerda que siempre que debas entregar un documento a tu abogado, no le des el original si no es realmente necesario, ya que si finalmente te decantas por no seguir consultando a este letrado, perderás por completo el documento original.