Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 10 de agosto de 2020
  • Actualizado 18:01

TUDELA

Curiosidades y anécdotas de Tudela

El Archivo Municipal de Tudela cuenta con innumerables joyas, entre algunas de ellas podemos encontrar estas curiosidades y anécdotas que os traemos en este número.

Ambiente festivo por las calles de Tudela
Ambiente festivo por las calles de Tudela
Curiosidades y anécdotas de Tudela

1230

Los Reyes de Navarra Teobaldo II y Don Enrique, según cédulas que obran en el archivo de la Ciudad, concedieron a Tudela el privilegio real de batir moneda, entre otras, pesos, reales de plata, ducado sencillo, escudos de oro, florines y tarjas.

1545

Este año, se colocó la llave que aparece colgada en la valle del arco de la Capilla de San Juan de la Catedral y era de la puerta del Castillo de Milán, habiéndose negado a entregarla al enemigo su defensor y Gobernador D. Carlos Eza, de la familia de los marqueses de Montesa que tenían y aún conservan el Patronato de la Capilla.

1681

En 6 de febrero se solicitó por el Ayuntamiento la gracia de que la Corporación fuera precedida en los actos solemnes por dos maceros.

Por vez primera, el Regimiento de la Ciudad se hizo acompañar por maceros, asistiendo ya con ellos a las Vísperas de Santa Ana.

1686

Hubo plaga de langosta cerca de Tudela y el foco principal se encontraba en la Bardena. Regimiento encargó a los monteros y pastores que extinguieran el canutillo. Dicha plaga se extendió a los campos tudelanos al año siguiente por lo cual se trajo el día 27 de agosto la cabeza de San Gregorio.

1695

Según documentos antiguos el 23, 24 y 25 de enero hubo una nevada tan intensa en Tudela que tomó el grueso de una vara, rasgándose por el peso muchas ramas de olivo.

1700

Existía aquí la horca a principios del siglo XVIII y que estaba situada en medio del camino que sale de la Plaza y une la Pradilla.

1744

La famosa Compañía de Badí comenzó las obras para la toma del Canal Imperial en Tudela.

1747

Entre la una y las dos de la tarde se produjo un incendio que destruyó el chapitel nuevo de la Torre de Santa María.

1755

Fueron construidos el edificio y norias de la Mejana y fueron reducidas a cultivo las tierras colindantes.

El 1 de noviembre fue sentido en Tudela un gran temblor de tierra, a las diez y veinte minutos de la mañana, siendo interrumpidos los oficios que se celebraban en la Catedral, saliendo la gente del templo con gran tumulto.

1775

El 18 de junio, una gran riada en el Ebro (que luego se llamó ‘riada de San Juan’) cubrió seis arcos del Puente del Ebro, asolando los campos y ahogando mucho ganado.

1797

El día 6 de julio falleció en Roma el benemérito tudelano D. Manuel Castel-Ruiz.

Se construyó el puente por el que se entra en la Mejana.

1806

Hasta este año, además de la de Santiago había hogueras en la víspera de Navidad y de la Purísima Concepción.

1808

El día 8 de mayo, tras una heroica defensa del vecindario las tropas francesas tomaron por vez primera la ciudad.

1813

Durante este año y el siguiente, para atender a los gastos que se originaron en la última guerra con Francia, el Ayuntamiento se vio obligado a enajenar el campo de la Mejana una vez dividida en suertes.

1829

Este se produjeron en Tudela tan fuertes heladas que el Ebro, congelado, podía atravesarse sin peligro.

1833

Se construyó el actual cementerio de Tudela y el Teatro Principal, ya desaparecido.

1838

Los primeros fuegos artificiales quemados en Tudela por Santa Ana datan de 1838 y fueron hechos por un aficionado.

1839

Por acuerdo del Ayuntamiento fue instalado en Tudela el alumbrado público, obra que fue llevada a cabo por el inventor del submarino D. Isaac Peral.

1844

La cuesta de Loreto se arregló en el invierno de este año con objeto de dar socorro a la clase jornalera, que carecía de trabajo por no haber cosecha de oliva y estar el pan a precio más alto.

1847

La primera imprenta establecida en Tudela fue la de D. Felipe Ochoa, de Pamplona, publicándose el primer periódico titulado ‘El avisador Tudelano’.

1849

El 16 de junio se celebró una ejecución de un desalmado apodado ‘Centellas’. El tablado se instalaba en una era al pie De la Torre Monreal junto al camino que sube a la cascajera y que aún se titula ‘Era de la horca’.

1850

La popular ceremonia de La Bajada del Ángel fue trasladada de la Plaza de Santa María, donde se celebraba, a la actual Plaza Nueva.

1852

La última ejecución en Tudela en garrote vil se verificó el 24 de Mayo y el mismo día hubo un asesinato.

1857

Las dos lámparas que existen en el Presbiterio del Altar Mayor de la Catedral, pendientes de los leones se colocaron en este año.

1874

Una borrasca produjo multitud de víctimas en el Cantábrico. Periañez, torero tudelano, organizó una becerra para allegar fondos. Con Periañez, alternó ‘Chapiro’, otro tudelano, con ganas de emular a Lagalijo. Salió su novillero que gazapera y tenía la cabeza descompuesta. Tocaron a matar y ‘Chapiro’ notó que algo le echaba para atrás. Un espectador le gritó “¡Tírate sin miedo! Ese novillo es ciego”. A lo que ‘Chapiro’, volvió su afligida faz hacia quien le gritaba exclamando “¿Cómo quiere usted que me tire si el ciego soy yo, que no veo al novillo?

1877

El ‘Berné’ era una figura popular en Tudela. Había toreado varias veces con fortuna y fue contratado para la plaza de Jaca. Vestía siempre de un modo fachendoso, con unos chalecos abiertos hasta casi la cintura y unas corbatas de tonos pasionales. Dejó la diligencia en Jaca y se dio un garbeo por la ciudad para que vieran y admirasen su figuro. Pero a la tarde se descompuso. Tan mal actuó en el ruedo que los espectadores lo achucharon con su miaja de bronca. Un poco acongojado, el Berné le dijo a su mozo de confianza “Esta es la última corrida que doy” y el mozo de confianza, socarrón y tudelano también, le replicó “la penúltima, Berné, la penúltima; porque me parece que te van a esperar en la puerta cuando salgas”.

1891

Se crea la Junta de Aguas para el servicio de la población.

Los capiteles de la Catedral de Tudela

En los capiteles de las columnas que sostienen los púlpitos de la Catedral se encuentran esculpidos, como adornos, unos mulos o asnos quizá en recuerdo del brevísimo macho siciliano que montaba el Rey Sancho VII El Fuerte en el momento de acometer el Parque de Miramamolín en la batalla de las Navas. Otros historiadores indican que estos asnos aluden a la victoria conseguida sobre el rey sarraceno Aben Jacob Miramamolín, considerado como Profeta de su pueblo, a quien a causa de montar siempre en borrico le calificaban de Rey del asno.

El poblado de la Morería

Dentro de las murallas de Tudela existía el poblado de la Morería formado con barracas y casas pajizas y que también se llamó de la Morería una Puerta de entrada a la ciudad que estaba situada en el enlace de las actuales calles de Granados y Serralta