Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 20 de enero de 2021
  • Actualizado 05:11

TUDELA

Quejas ante los daños ocasionados por las motos de campo a través en diferentes parajes

Ecologistas en Acción de La Ribera pide acciones ante los daños que están ocasionando estos vehículos en diferentes parajes del término municipal de Tudela.

Marcas de las ruedas de las motos a su paso por Santa Quiteria
Marcas de las ruedas de las motos a su paso por Santa Quiteria
Quejas ante los daños ocasionados por las motos de campo a través en diferentes parajes

Ecologistas en Acción de La Ribera reclama soluciones ante los daños que están ocasionando las motos campo a través en diferentes parajes del término municipal de Tudela. “Desde hace más de 25 años los daños se venían ocasionando en Barcelosa, Montes de Cierzo, las pendientes de la Reina o Monte Alto. Los daños van en aumento en estas zonas y se están extendiendo a otras como el pinar de Santa Quiteria”, lamentan. 

En 2013 la entidad ecologista publicó un detallado informe centrado en la zona de Barcelosa en el que se estimaban los kilómetros de roderas y la cantidad de metros cúbicos erosionados de suelo. “Lejos de mejorar, la situación ha empeorado gravemente. Los daños han aumentado de manera muy considerable. Los motoristas no se conforman con utilizar las roderas ya abiertas sino que se dedican a realizar nuevos recorridos por otras zonas antes vírgenes”, denuncian.

Monte Alto

“Los daños no solamente afectan a zonas alejadas del casco urbano sino que ya empiezan a afectar a zonas como Santa Quiteria, que se podría considerar como un parque urbano y que en la situación en la que nos encontramos debido al COVID-19 está siendo muy utilizado por personas y familias para caminar y acercarse a la Naturaleza”, añaden.

Circular con moto o quad campo a través fuera de camino o sendero de más de 2 metros está prohibido. Así lo recoge la Decreto Foral 36/1994, de 14 de febrero, por el que se regula la práctica de actividades organizadas motorizadas y la circulación libre de vehículos de motor en suelo no urbanizable. Esta actividad también queda regulada en la Ley de Montes de Navarra, en la Ley 2/93 de especies y hábitats de Navarra, y en la Ley de Espacios Protegidos (Si afectan a una zona protegida).

Las afecciones que supone la actividad de las motos al circular campo a través son las siguientes:

  • Destrucción de la cubierta vegetal: Nuestra zona cuenta con un clima mediterráneo lo que hace que la vegetación sea de bajo porte y de lento desarrollo. El paso de las motos hace que la vegetación no se pueda recuperar fácilmente. 
  • Erosión del suelo: Con el paso de las motos se destruye la primera capa más fértil del terreno. Al haberse destruido también la cubierta vegetal se hace imposible o muy difícil la recuperación natural del terreno.
  • Creación de pequeños barrancos: El paso continuado de motos y la acción de las tormentas que son tan habituales en nuestra zona hacen incluso que pequeñas roderas se conviertan con el paso de los años en cárcavas cada vez más profundas, dando origen  posteriormente a nuevos  barrancos, con pérdidas de toneladas de suelo por arrastre del agua.
  • Afecciones a la fauna: Las especies afectadas serían rapaces (Águila real, águila calzada, águila culebrera, azor, ratonero, etc)  y cuando van campo a través a las aves esteparias (Perdiz, ganga, ortega, sisón, alondra de Dupont, alcaraván, etc).  El paso entre los pinares afecta también a las especies que anidan en los árboles como la tórtola europea o el búho chico. En las zonas esteparias muchas de sus aves hacen sus nidos en el suelo, y el paso de las motos puede destruir los nidos por aplastamiento, así como matar a los polluelos, tanto en el nido como después de abandonarlo, ya que su estrategia defensiva es permanecer agazapados e inmóviles ante la presencia de un peligro. 
  • Contaminación acústica: El ruido atronador que provocan las motos supone una molestia para paseantes y especies de fauna. 
  • Temor entre otros usuarios: Personas que caminan solas o con sus mascotas se ven atemorizadas y se tienen que apartar de los senderos por no verse atropelladas. 

Por estos motivos desde Ecologistas en Acción de la Ribera piden mayores, más efectivos y coordinados controles de Policía Foral, SEPRONA de la Guardia Civil, Agentes de Medio Ambiente de Gobierno de Navarra y Policía Municipal de Tudela. “Es necesario también que el Ayuntamiento de Tudela lidere y solicite también estos controles. Desde nuestra entidad animamos al Ayuntamiento a que vele por el interés de todos. Conscientes de que este es un problema que supera el ámbito territorial de Tudela, pedimos también al Consejero de Interior de Gobierno de Navarra, a la Consejera de Medio Ambiente y al Delegado de Gobierno en Navarra la acción decidida y coordinada para solucionar este problema”, añaden.

Canraso

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad