Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 02:43

El peligro que suponen las cotorras

La población de cotorras no para de crecer y se cifra en más de 28.000 el número de ejemplares de estas aves invasoras que campan a sus anchas por nuestro país.

Cotorras argentinas (Myiopsitta monachus)
Cotorras argentinas (Myiopsitta monachus)
El peligro que suponen las cotorras

Bien es sabido el riesgo que las cotorras, esas aparentemente simpáticas especies de ave, algunas de ellas de exuberante plumaje verde y pico anaranjado, suponen para las especies autóctonas. Y si no que se lo digan a los gorriones o al cernícalo primilla -en peligro de extinción-, a quienes pelean su alimento y roban sus nidos con encarnizada violencia. Según la organización SEO/BirdLife, solo en el año 2016 desaparecieron más de 12 millones de ejemplares de gorriones por este motivo. 

Lo que puede que no sea tan comúnmente conocido es que, tal y como ha sido comprobado por diversos estudios de la Universidad de Chile, entre otros, “las cotorras”, explica la directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) “pueden ser transmisoras de afecciones gastrointestinales, al ser portadoras de parásitos y bacterias como el E. Coli”. Por estos motivos, desde ANECPLA recomiendan que, en este año del coronavirus, no dejemos de tener presentes los riesgos que suponen las zoonosis y cómo evitarlas, ya que son muchas las enfermedades que, a día de hoy, saltan de animales a humanos a través de diversos vectores. 

 “Y todo ello sin olvidar”, apunta la directora general de ANECPLA, “que los nidos que las cotorras construyen para sus crías son especialmente voluminosos y pesados, muy capaces de quebrar las ramas de los árboles que los sostienen, con el consiguiente peligro que esto supone de caer a la vía pública y generar aparatosos accidentes. Todas estas amenazas exigen una gestión adecuada en las ciudades con la finalidad de salvaguardar la salud de los ciudadanos y medidas urgentes para controlar este tipo de especies invasoras”, reclama. Medidas que según ANECPLA podrían resumirse fundamentalmente en dos: por un lado, que los ciudadanos eviten alimentar a estos animales (o a cualquiera otros) en la vía pública, lo que, junto a la ausencia real de depredadores y su elevada capacidad tanto de reproducción como de adaptación, constituyen las principales causas de su crecimiento meteórico en los últimos años. Y, por otra parte, que los organismos públicos competentes lleven a cabo las adecuadas y periódicas acciones de control llevadas a cabo por profesionales del sector”.

Sobre ANECPLA

ANECPLA es la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental. Constituida en 1992, asocia a más de 500 empresas que representan, aproximadamente, el 85% del volumen de facturación del sector en España, y cuyos principales objetivos se centran en la consolidación de un sector profesionalizado que vele por la salud pública y el medio ambiente y la lucha contra el intrusismo.