Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 22:25

NAVARRA

Navarra cuenta con el 27 % de su superficie protegida

Conn motivo del Día Mundial, Medio Ambiente de Navarra anuncia la ampliación de la Zona de Especial Conservación de Urbasa y Andía.
Un grupo de amigos disfrutan de Urbasa
Un grupo de amigos disfrutan de Urbasa
Navarra cuenta con el 27 % de su superficie protegida

Navarra cuenta con el 27% de su superficie protegida, muy cerca del objetivo del 30% marcado por la Estrategia Europea de Biodiversidad 2030, aprobada el pasado mes de mayo por la Comisión Europea. Además, Medio Ambiente tiene previsto ampliar las Zonas de Especial Conservación (ZEC) de Urbasa y Andia.

Estos y otros datos han sido expuestos esta mañana por la consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Itziar Gómez, y el director general de Medio Ambiente, Pablo Muñoz, en una rueda de prensa celebrada con motivo de la celebración hoy 5 de junio del Día Mundial del Medio Ambiente.

En sintonía con la estrategia europea, el Gobierno de Navarra está trabajando en la ampliación de la superficie protegida con la incorporación de varios territorios más, algunos de ellos a solicitud de las entidades locales, como es el caso de la ZEC de Urbasa y Andia. El  objeto es mejorar la eficiencia de la propia red de espacios protegidos y garantizar la conservación de determinadas especies y hábitats.

Según ha indicado la consejera Gómez “invertir en la protección y restauración de la naturaleza no sólo es esencial para la vida de las personas y los seres vivos, sino también para el impulso económico de Europa, y así está recogido en el nuevo Pacto Verde, incluido en la Estrategia de Biodiversidad”. En ese sentido, ha añadido que “Navarra se encuentra alineada con los pilares fundamentales de esa Estrategia, ya que cuenta con los espacios protegidos de la Red Natura 2000, la presencia de ecosistemas forestales en progresión tanto en calidad como en cantidad, y las acciones de restauración de las funciones naturales de los cursos de agua”.

Los espacios protegidos de Navarra, integrados en la Red Natura 2000 (la red europea que garantiza la conservación de la biodiversidad) ocupan 281.000 hectáreas e incluyen espacios naturales de importante valor ecológico, clasificados en ZEC y Zonas Especiales de Protección para las Aves (ZEPA).

Corredores ecológicos para comunicar espacios protegidos

Por su parte, Pablo Muñoz ha detallado el trabajo que Navarra está realizando en materia de protección de la biodiversidad, en sintonía con los principios fundamentales que desarrolla la Estrategia Europea. También ha destacado que uno de los objetivos de legislatura es la redacción de una nueva Ley Foral de Biodiversidad, y la aplicación de la Agenda Forestal de Navarra recientemente aprobada.

Además de los espacios protegidos, Muñoz ha señalado la importancia de establecer corredores ecológicos que comuniquen los espacios protegidos para evitar el aislamiento genético, permitir la migración de las especies, y mantener y mejorar la salud de los ecosistemas.

Estos corredores ecológicos, junto con los espacios de la Red Natura 2000, forman parte de la denominada infraestructura verde, que supone una red de espacios naturales y seminaturales. Su objetivo es permitir una adecuada conexión ecológica, tanto en el medio urbano como en el rural, y contribuir a reducir la fragmentación del territorio.

Reducir presiones sobre hábitats y especies

Por último, el director general ha señalado también que mejorar la salud de los espacios protegidos pasa por reducir las presiones sobre los hábitats y las especies, y asegurar que todo uso de los ecosistemas sea sostenible. En ese sentido, ha señalado dos líneas de actuación. Una de ellas es la reciente aprobación del nuevo Listado Navarro de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y los Catálogos de Flora y Fauna Amenazada en Navarra.

La segunda es la redacción de un borrador del Plan de Conservación y de Recuperación de las Aves Esteparias de Navarra, con el fin de incrementar y mejorar la capacidad de acogida del hábitat para estas aves, mediante la conservación de sus hábitats naturales y del manejo adecuado de los barbechos.