Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 21 de septiembre de 2020
  • Actualizado 08:34

FITERO

Fitero ampliará la capacidad de su depuradora para proteger la cuenca del río Alhama

Se declaran urgentes las expropiaciones necesarias para un proyecto en el que el Ejecutivo foral invertirá 2,3 millones de euros.

Visita de hace unos días a la depuradora vecina de Cintruénigo tras anunciar que ésta también ampliará su capacidad
Visita de hace unos días a la depuradora vecina de Cintruénigo tras anunciar que ésta también ampliará su capacidad
Fitero ampliará la capacidad de su depuradora para proteger la cuenca del río Alhama

El Gobierno de Navarra ha aprobado la declaración de urgencia de la expropiación de los bienes y derechos afectados por la ejecución del proyecto de “Remodelación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales –EDAR- de Fitero”, que permitirá ampliar la capacidad de tratamiento de la estación y proteger la cuenca del río Alhama.

La sociedad pública NILSA (Navarra de Infraestructuras Locales, S.A.), adscrita al Departamento de Cohesión Territorial, destinará 2.354.442 euros para las obras de remodelación que contemplarán tres actuaciones: una ampliación de la actual depuradora, la construcción de una nueva conducción directa del vertido de Baños de Fitero a esta estación, evitando de esta manera que continúe en la red municipal, y una renovación del tanque de tormentas en la estación de bombeo de Baños de Fitero. El presupuesto se financiará a través del canon de saneamiento que gestiona NILSA a través del recibo del agua.

La nueva instalación podrá tratar un caudal medio de 6,36 litros por segundo (550 m³/día), con un máximo admisible hasta 23 litros por segundo. En fuertes avenidas de agua, como lluvias torrenciales o tormentas, se estima una entrada de 15,27 litros por segundo, por lo que existe margen para que la depuradora pueda asumir aumentos de caudal futuros sin necesidad de nuevas remodelaciones ni inversiones.

La declaración de urgencia en la expropiación se justifica por la necesidad de reforzar las medidas de seguridad para minimizar el impacto de posibles emergencias medioambientales en la cuenca del río Alhama y ampliar la capacidad de tratamiento de la depuradora.

La depuradora de Fitero fue construida en 1991 y se puso en marcha en 1993. Diseñada para tratar el vertido de 2.400 habitantes, a lo largo de los años el caudal ha llegado a multiplicarse por cuatro tanto por la actividad bodeguera de la zona como por la incorporación, en 2005, de los vertidos del Balneario de Fitero.

Por otra parte, cabe recordar que anteriormente también se anunció que la depuradora de Cintruénigo triplicará su capacidad gracias a las obras de ampliación que dieron comienzo el pasado 1 de septiembre. Esta actuación permitirá a la planta, que actualmente puede llegar a tratar 80 litros por segundo, gestionar hasta los 250 litros por segundo en momentos de episodios de agua inesperados, como fuertes tormentas.