Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 09:40

El uso de fuego en la limpieza de riegos

El uso de fuego en la limpieza de riegos

Navarra ya ha concretado las normas que permitirán el uso del fuego como práctica de mantenimiento de acequias, escorrederos y desagües de riego, ante las diversas consultas realizadas por agricultores y regantes sobre la afección que esta práctica pudiera tener para la percepción las ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Requisitos

En ningún caso podrán realizarse quemas en elementos distintos de los citados, debiendo preservarse, en particular, las regatas, lagunas naturales, barrancos, taludes, ribazos, espuendas, cerros y terrazas.

No obstante, esta práctica deberá cumplir las medidas generales de prevención de incendios y contar con autorización de la Dirección General de Medio Ambiente y Agua.

Las quemas se podrán comenzar una hora después del amanecer y deberán quedar extinguidas y completamente apagadas dos horas antes del ocaso.

Una vez iniciada la quema, no podrá estar desatendida en ningún momento, siendo necesaria la presencia de, al menos, una persona equipada con herramientas adecuadas para el control del fuego (mochilas sulfatadoras con agua y otros útiles). No se abandonará el lugar hasta que la quema esté completamente apagada.

Se deberá disponer de teléfono móvil. Si ocurriera cualquier imprevisto, se avisará inmediatamente al 112, indicando la ubicación de la quema.

No se realizará la quema con viento que impida su control. Si iniciada la quema se levantara viento, se procederá inmediatamente a suspenderla.

Si el viento llevara el humo hacia la carretera suponiendo un riesgo para la circulación, se procederá a suspender inmediatamente la quema.