Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 08 de abril de 2020
  • Actualizado 17:22

NAVARRA

La CHE realizó 69 actuaciones de mejora de la capacidad de desagüe en cauces de Navarra en 2019

Con el objetivo de reducir los riesgos por desbordamientos en futuras crecidas, se han retirado árboles y otros restos vegetales que obstruían los cauces, dificultaban su libre circulación y favorecían la acumulación de sedimentos.

Tareas de limpieza en el río Zidacos
Tareas de limpieza en el río Zidacos
La CHE realizó 69 actuaciones de mejora de la capacidad de desagüe en cauces de Navarra en 2019

La Confederación Hidrográfica del Ebro (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico) realizó a lo largo del pasado ejercicio 69 intervenciones para mejorar la capacidad de desagüe en ríos de la Demarcación en la Comunidad Foral de Navarra y reducir así los riesgos por desbordamientos en situaciones de crecida. 

En concreto, se actuó en los ríos Artius, Alhama, Ega, Juslapeñas, Queiles, Añamaza, Urdabe, Sansonain y Zidacos y en los barrancos de Arreturas y San Martín (Zidacos/Aragón).

Los trabajos  consistieron, principalmente, en la retirada de obstrucciones en cauce formados por árboles caídos, ramas secas, cañas y otros restos vegetales que al reducir la sección del río, impedían  la normal circulación del agua y favorecían la acumulación de sedimentos, con un mayor riesgo de desbordamientos en futuras avenidas. 

Río Zidacos a su paso por Olite

También se han realizado otras acciones como limpiezas, aclareos, podas y desbroces selectivos, algunas reparaciones de márgenes dañadas y la recuperación de cauces desviados a su trazado original, que en su conjunto, contribuyen a mejorar la capacidad de desagüe de los cauces y los hábitats fluviales.

Estos trabajos se enmarcan dentro del proyecto general de conservación de cauces y gestión medioambiental que la Confederación Hidrográfica del Ebro desarrolla en toda la cuenca para detectar zonas potencialmente peligrosas, mejorar la capacidad de desagüe y en caso de avenidas, evitar desbordamientos. La restauración fluvial es, además, una de las medidas del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación del Ebro (el PGRIEbro), que responden a una fórmula básica 3P+R: prevención, protección,  preparación y reparación, esta última dirigida a la recuperación y revisión tras las inundaciones.

Este apartado incluye también las acciones urgentes ejecutadas en 2019 en los cauces afectados por sendos episodios de lluvias extraordinarias en la cuencas del Zidacos (Navarra) y del río Set  (Lleida). En ambas zonas, los trabajos para recuperar la sección de desagüe continúan durante el 2020.  

Además de actuaciones en cauce, la Confederación Hidrográfica del Ebro está realizando también el estudio hidrológico e hidráulico de detalle sobre la cuenca del Zidacos, que complementará a las herramientas ya disponibles como los mapas de peligrosidad y riesgo.