Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 22:30

TUDELA

Toda una vida en el agro

Toda una vida en el agro

Con calor o frío, con sol  justiciero o lluvia machacona, a Nicolás Munárriz del Barrio nadie le ha quitado ni uno sólo de sus pies del campo. Pertenece a esa generación que conoció los designios de la vida dura y dedicada al trabajo desde bien joven, sin ni siquiera haber entrado en la ansiada adolescencia. Por todo ese sacrificio y su dedicación al mundo de la agricultura durante la friolera de 70 años, la Peña El Frontón homenajeará a Nicolás Munárriz del Barrio como Hortelano Popular 2014.

Munárriz, tudelano de 82 años, está casado con María Luisa Jiménez, y es padre de 3 hijos y abuelo de 4 nietos. A todos ellos los ha sacado adelante a través de su trabajo en la huerta, que conoció con tan sólo 12 años. En total, siete décadas de esfuerzo y mimo a sus cosechas. Cuando le comunicaron que le iban a realizar el homenaje, confiesa que dudó un poco. "Me tuvieron que convencer mis hijos. hablaron conmigo y vi que les hacía mucha ilusión y, en cierta manera, me siento bien

y contento", afirma.

“Cuando empecé a trabajar en la huerta, eran otros tiempos y había que ayudar a los padres para salir adelante. Ahora, curiosamente, son los padres los que ayudan a los hijos”

 

Sin duda, se trata de un homenaje que reconoce una vida que gira absolutamente en torno a la agricultura. "Empecé tan joven porque eran otros tiempos, en los que había que ayudar a nuestros padres y echar una mano en lo que hiciese falta para salir adelante", describe. Lo hace contrastando sus vivencias con la realidad que se palpa en nuestros días, cuando los padres son los que ayudan a los hijos y no al contrario. "Es curioso", reconoce Munárriz riendo.

El campo, más que una carga para él, ha sido una filosofía. "Me ha servido siempre como medio de vida y gracias a la agricultura he podido tener todo lo que le ha hecho falta a mi familia para que estuviese bien", confiesa.

Enamorado del tomate

Munárriz, pese a su edad, no pone excusas. Todos los días baja a su huerta y le dedica unas horas. "Voy temprano y para las 11 ya estoy de vuelta. Pero todavía crío, ¿eh? Para los hijos y para nosotros, claro", narra, explicando sus preferencias. Siendo de Tudela, no hay lugar a la duda o a la extravagancia. "Lo que más me gusta son los tomates y las alcachofas. Tomate he tenido muchísimo, hemos llegado a coger 100.000 kilos de tomate, pero cuando se cogía a mano, porque ahora los cosechan", explica. Centrado en las hortalizas y no en los frutales, presume de haber trabajado todo tipo de producto. "Borraja, pimientos, patatas...", enumera. "He puesto hasta garbanzos, que en Tudela nunca se ponen", añade.

Pese a toda su longeva trayectoria, Munárriz no recuerda muchos momentos especialmente malos. Si acaso alguno de forma aislada. "Una vez apedreó mucho y tuvimos que recoger rápido. Como la cogimos temprano, todavía no había fruto y pudimos salvarlo", rememora.

Aunque todavía no ha planeado cómo celebrará su nombramiento con posterioridad al homenaje de El Frontón del día 28 a las 10:00 horas, en el monumento al hortelano de la puerta de La Mejana, sí que tiene claro cuál es su momento preferido de fiestas. "Los almuerzos. Es lo que más me gusta, porque los hacemos en casa. Vienen los hijos y los nietos y pasamos muy buenos ratos", describe Munárriz.

Rosa Tobajas