Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 07:59

TUDELA

“No hay que olvidar que celebramos el nacimiento de Jesús”

“No hay que olvidar que celebramos el nacimiento de Jesús”

De un tiempo a esta parte, la Navidad ha ido tomando un cariz un tanto desligado de su verdadero origen, de su raíz genuina. Estos días señalados en el calendario no son sino la celebración del nacimiento de Jesús, de su vida y de la gracia de Dios. “Lamentablemente, es algo que últimamente se olvida con facilidad y la Navidad se ha convertido en una especie de época o bien consumista o bien tomada como periodo vacacional. Nuestro objetivo es recuperar su verdadero espíritu, reivindicar la fe cristiana y su papel en la Navidad y enseñarlo, cómo no”. Lo dicen Merche Córdoba y Maica Galindo, dos de las personas que, englobadas en el grupo de voluntarios y catequistas de la iglesia de San Jorge de Tudela, organizan la representación del Belén el 24 de diciembre en Tudela.

La escenificación se viene realizando de manera continuada desde los últimos 6 años. Desde entonces, los impulsores tuvieron claro que la idea fuerza de todo el montaje consistiría en una representación fidedigna y centrada en los hechos que la sociedad toma como referencia como punto de partida de la Navidad. A veces ese espíritu primigenio de estos días se pierde por el camino. “Es una pena que en estos tiempos se invite un poco a ser egoísta, a pedir regalos... son cosas bonitas para los niños pero que nada tiene que ver con el mensaje de Jesús. La Navidad es una ocasión para celebrar que Dios no nos abandona hasta el extremo de hacerse hombre, de comprender nuestros problemas y nuestras pequeñeces”, expresan ambas tudelanas.

"La representación del Belén de Tudela viene de una tradición que durante muchos años tuvo lugar en la parroquia de San Jorge de la mano del sacerdote Jesús Zardoya; un grupo de voluntarios y catequistas pensó hace unos 7 años que sería una buena idea sacarla a la calle"

"En la escenificación participan unos 15 adultos y más de 40 niños de catequesis"

Tradición recuperada

La representación es una forma de dar continuidad a una tradición que históricamente se celebraba en Tudela en la iglesia de San Jorge, de la mano del párroco Jesús Zardoya. “Tenemos el recuerdo de que asistía mucha gente. La iglesia prácticamente se llenaba. Coincidía con la misa del último domingo de catequesis y para todos era algo especial”, señalan Córdoba y Galindo. Fue idea de Maica llevar la representación a la calle, para acercarla a los tudelanos. “En ocasiones los cristianos sentimos una especie de rechazo de entrada, quizás por el desapego generalizado que existe hacia la Iglesia. Con iniciativas de este tipo queremos mostrar a todo el mundo que detrás de la Iglesia está el mensaje cristiano, y detrás de él muchas personas como nosotros, alegres y abiertas”, señala Galindo.

De esta forma se ha llegado a la actual estructura de la escenificación. Varios escenarios del Casco Antiguo de Tudela acogen momentos diversos y representativos de un Belén navideño. Para darle forma, todo aquel que participa lo hace de manera voluntaria. Desde quienes montan decorados y ajustan la megafonía hasta los 40 niños y los 15 actores que dan vida a los personajes principales, entre ellos los componentes de la banda de la Cofradía del Huerto de los Olivos de Tudela. “Los jóvenes son una parte importante de la representación, porque ellos son quienes le darán continuidad en el futuro”, afirma Galindo.

"Existe una especie de rechazo previo a lo cristiano, pero más allá de la Iglesia están el mensaje de Jesús y las personas que lo siguen; personas que también son alegres y abiertas"

Maica Galindo y Merche Córdoba

Voluntarias en la organización de la representación del Belén de Tudela

Hasta el momento, la recepción de la puesta en escena que todo este grupo de personas hace posible es muy positiva, pese a que el día 24 los actos en la calle y el ambiente previo a la cena de Nochebuena hacen que quien sale a la calle busque sus propios planes. “Aun así, la gente se acerca con curiosidad, les resulta simpático... la respuesta es positiva. Nos hemos ido adaptando un poco porque en Tudela el ‘planning’ de la tarde se realiza con vistas a ver el desfile de Olentzero. Nuestro objetivo es que, sin desmerecer a Olentzero, la gente se haga su plan también para ver nuestro Belén viviente”, afirma Córdoba.

De momento, el trabajo de preparación no decae y preparan alguna novedad para este 2016. La más interesante busca dar una continuidad al evento y no acotarlo solamente a la tarde del 24, sino también a la mañana. “Estamos intentando que salgan unos talleres para los niños que estén relacionados con el mercado artesanal que también forma parte de la escenificación”, explica Maica Galindo.

Los voluntarios y catequitas de la iglesia de San Jorge animan a los tudelanos a que, durante su paseo por las calles en las horas previas de Nochebuena, se acerquen a ver el belén, “una tradición de siempre”, como señalan Galindo y Córdoba.