Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 07 de diciembre de 2019
  • Actualizado 08:06

TUDELA

Iñaki Magallón, concejal de festejos de Tudela: “Mi meta es que toda la gente de Tudela quiera quedarse desde el 24 hasta el 31 para vivir las fiestas”

Iñaki Magallón, concejal de festejos de Tudela: “Mi meta es que toda la gente de Tudela quiera quedarse desde el 24 hasta el 31 para vivir las fiestas”

Aunque sus primeras fiestas como concejal de Festejos las vivirá al abrigo de un programa diseñado por el equipo de su predecesor, Fernando Inaga (UPN), Iñaki Magallón (Izquierda-Ezkerra) quiere dejar su sello cuanto antes en una parcela que le viene como anillo al dedo. Peñista de Andatu y ‘animal festivo’ por antonomasia, a partir de ahora buscará trasladar su pasión desde las instituciones. Para ello, cuenta con la gente y sus aportaciones, que considera básicas para elaborar el programa en años futuros.

¿Cómo ha sido el aterrizaje en la concejalía?

De momento, estoy contentísimo. Ahora sólo puedo decir que respiro aire bueno, también porque había ganas de cambio. Me están llegando muchas felicitaciones por todos los lados, aunque sé que pronto llegarán también los palos (ríe).

Es la parcela en la que sin duda más a gusto va a sentirse.

Yo creo que sí. De hecho, fui uno de los que empujó también en la creación de la Comisión de Fiestas que tanto ha aportado al programa de este año. Este año ya se va a anotar un cambio y mi intención desde el principio es prolongar ese cambio en las fiestas venideras.

¿El escuchar más a peñas y colectivos era algo que echaba de menos antes del anterior Ayuntamiento?

Tampoco estoy seguro de si era un tema de escuchar o no escuchar. Creo que por nuestra parte, la de las peñas, en ocasiones también ha habido algo de pasividad. Al final nos conformábamos con un programa que era todos los años igual, con la única excepción de la inclusión de la comida popular cuando se dio. El resto era igual, se cambiaba sólo el último dígito del año. Era un tema de pasividad, también del Ayuntamiento. Y espero que ahora eso cambie.

¿Entiende que cuando se hable de cambio haya miedo?

No lo entiendo. No hay que tener miedo al cambio, porque cambiar es algo que las personas hacemos constantemente. Evolucionamos en nuestra forma de pensar en todos los ámbitos de la vida.

¿Hay alguna idea ya para esos cambios de cara al año que viene?

De momento no. Llevamos 15 días como quien dice (ríe). Lo que sí he dicho es que a partir del 1 de agosto hay que ponerse a hablar con todo el mundo en serio y empezar a preparar las fiestas de 2016. Este año ya se ha visto cambio con la aportación de la comisión. Por ejemplo, en el barrio de Lourdes va haber actividad, algo que normalmente no ocurre.

Una de las primeras polémicas ha tenido que ver con los toros. ¿Es Iñaki Magallón taurino?

Soy taurino de Tudela. Sólo voy a los toros por el ambiente de la grada, no por los toros. Parece una contrariedad, pero estoy seguro de que la mayoría de los mozos y mozas que van a los toros acuden por eso y no por el espectáculo taurino en sí. Disfruto de la charanga, de la merienda... pero no me verás en Las Ventas. Sobre la polémica, la veo absurda. La gente debe entender que no podemos continuar dando el mismo volumen de subvención a un espectáculo que es deficitario objetivamente, y más en el contexto en el que estamos. Al final es como un espectáculo que cada uno se paga, como ocurre con la música o el teatro... El Ayuntamiento no tiene que pagar las entradas de nadie. Creo que la gente tiene que entender eso.

¿Cuál es su momento favorito de las fiestas?

No tengo uno en concreto. Diría que los ‘momenticos’ puntuales, cuando te encuentras con un amigo que está trabajando en Irlanda y hace meses que no lo ves y te lo encuentras en un bar, o unirte a unos joteros en la calle. Esa es la esencia de las fiestas, la espontaneidad.

Entonces tampoco tendrá un día favorito.

Para mí todos los días son especiales. Y esa es mi meta como concejal, que la gente de Tudela cambie el ‘chip’ de ’el mejor día’ y se queden desde el 24 hasta el 31 a disfrutar.

¿’Santanero’ de devoción o de arraigo?

Soy ‘santanero’ por mi condición de tudelano, aunque no desde un punto de vista religioso. Valoro y veo la procesión, pero no salgo en ella.