Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 30 de marzo de 2020
  • Actualizado 23:34

¿Cómo hacer un reportaje fotográfico de boda inolvidable?

¿Cómo hacer un reportaje fotográfico de boda inolvidable?

El álbum de fotos de la boda tiene un valor sumamente importante para los novios. Por ello es esencial la elección del fotógrafo o el equipo que vaya a realizar el reportaje. Conocerse bien, compartir sugerencias e inquietudes y aportar ideas entre ambas partes ayudará a que la química sea aún mejor.

Como en todo tipo de evento, es importantísimo que el fotógrafo de la boda pueda captar la esencia y el estilo de los novios, la ambientación, el espíritu del festejo y todo aquello que tanto han planeado.

¿Cómo ser originales?

Existen casos en los que los novios no quieren tener un álbum de boda tradicional o, mejor dicho, con fotos tradicionales en toda su extensión. Las fotografías en entornos como bosques y parques son igualmente válidas, aunque existen otras opciones. Pensar en lugares menos formales (rincones urbanos, por ejemplo) o incluso simular una producción fotográfica de revista de moda son opciones interesantes.

"A veces, buscar imágenes menos tradicionales y enclaves arriesgados es una buena forma de darle una vuelta a los reportajes"

La personalidad de los novios también debe quedar reflejada en las fotografías, tanto en un reportaje de preboda como en el de la propia ceremonia. No son pocos los novios que eligen localizaciones que tienen que ver con el deporte (campos de fútbol o de tenis) porque comparten esa afición, o incluso se atreven a fotografiarse en el escenario de un teatro o en un cine. También son habituales las instantáneas en lugares que han marcado la relación de la pareja, desde una simplem casa hasta un bar. La imaginación no tiene límites.

"Reflejar la personalidad y los gustos de los novios en las instantáneas, ya sea a través de localizaciones o prendas, funciona"

Momentos claves

El fotográfo también deberá tener en cuenta instantes o momentos que son claves en la ceremonia. Un ejemplo es la salida de la iglesia, que puede dar lugar a gestos o situaciones menos convencionales y más divertidas e informales.

Fuente: www.zankyou.es