Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 23 de noviembre de 2020
  • Actualizado 17:07

TUDELA

Alfredo Montes, Hortelano Popular 2015: “En el Rincón del Hortelano tenemos prohibido hablar de política”

Alfredo Montes, Hortelano Popular 2015: “En el Rincón del Hortelano tenemos prohibido hablar de política”

No han dado ni las 5:30 horas en el reloj de la catedral y Alfredo Montes entra por la puerta de su huerta una mañana más. Así comienzan todos los días del Hortelano Popular de este año.

Está casado con Teresa Aldaz, con la que tiene tres hijos: José Eduardo, Fredy y Cristina; y cuatro nietos: Alberto, Naia, Paula y Álvaro. Con sus 79 años, lleva toda una vida ligada al campo, “aún estaba yo en la tripa de mi madre y ya me llevaba al campo” cuenta entusiasmado el hortelano. Siempre ha estado ligado al campo, aunque de joven también pasaba las horas en otro tipo de campo, en el del fútbol, “me encantaba jugar al fútbol, era delantero centro y algún año incluso me quedé como máximo goleador de la competición y tampoco fueron pocos los trofeos que conseguimos; pero al final tocó meter más horas en el campo y lo tuve que dejar”. Entonces dejó de jugar, pero nunca de seguir a su equipo favorito, el CD Tudelano. “Desde siempre he sido uno de los fijos, no me gusta perderme ningún partido y recuerdo algunos viajes que hemos hecho con el equipo a Balaídos, a Valencia...” recuerda con mucha emoción Montes.

Después de estar desde las 5:30 hasta las 11:30 horas en su huerto, se reúne con unos amigos en el Paseo del Queiles para pasar el resto de la mañana, “allí nos juntamos muy a gusto en nuestro ‘Rincón del Hortelano’ y hablamos de todo, de fútbol, de Tudela, del campo, pero nada de política, eso lo tenemos prohibido”, confiesa Montes. Y por la tarde, ahora que el día es tan largo, vuelve de nuevo al campo entorno a las 18:30 y allí se está hasta que se mete el sol. “Mis hijos no quieren que meta aquí tantas horas, pero no pueden conmigo y aquí sigo”, cuenta entre risas Alfredo Montes.

Mientras sigue cuidando todos sus cultivos, desde tomates y rabanetas, hasta lechugas, borrajas, espinacas y un largo etcétera de hortalizas; se acerca inexorablamente su gran día, el 27 de julio. “Cuando Marquina me anuncia que voy a ser el hortelano popular de este año le digo que no, que a mí no me hace falta que me hagan ningún homenaje ni nada”. Finalmente accede y con el paso de los días se va ilusionando más, “ahora que la gente se va enterando y me paran para darme la enhorabuena hace que lo esté cogiendo con más ilusión, sobre todo por ver lo contentos que se han puesto todos”.

Han pasado ya muchos años desde que la peña El Frontón empezase sus homenajes a la estatua del Hortelano o desde que decidiese en el año 2004 dedicar este homenaje a alguien que represente a los hortelanos de Tudela. Este año será el 27 de julio a las 10 horas de la mañana cuando toda la peña se reúna para homenajear a Alfredo Montes. Además, una de las nietas del protagonista cantará una jota para su abuelo, “cuando vea allí a la chiquilla cantándome, se me van a saltar las lágrimas”, cuenta un emocionado Montes.

El resto de fiestas las vivirá también sin parar, “no hay un encierro al que falte, y después nos comemos un buen almuerzo de costillas, panceta, longaniza... y el buen vino y el whisky, que tampoco falten”. Por la tarde se juntan en el Paseo el Queiles para ver el ambientillo y, tras la revoltosa, se vuelven a casa. A pesar de todo, no hay un día en fiestas que no pase por el campo y volverá a presentarse al concurso del Tomate feo, que ya ha ganado.

Por último, reconoce que la situación del hortelano está muy mal, “la juventud no quiere venir al campo, cada vez quedamos menos y esto se va quedando todo vacío, da mucha pena”. Pero aún así no se le quitan las ganas para que cada día se levante con la ilusión de volver a su rincón de la Mejana y vuelva a dar vida a unos productos tan sabrosos para la vista, como para el estómago.