Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 16:45

INFORMÁTICA

Diferencias y ventajas de los discos duros HDD y SSD

Ambos tipos de disco duro son muy utilizados actualmente, pero tienen diferencias que harán que un tipo u otro nos sirvan mejor para nuestras necesidades.

Disco HDD vs SSD
Disco HDD vs SSD
Diferencias y ventajas de los discos duros HDD y SSD

Vamos a ver cuáles son las diferencias entre discos duros HDD y SSD. Ambos tipos de disco duro son muy utilizados actualmente, pero tienen diferencias que harán que un tipo u otro nos sirvan mejor para nuestras necesidades.

Vamos a ver las características generales de cada uno:

Disco duro o HDD

Los discos duros, también conocidos como HDD (Hard Drive Disk), son un componente informático que sirve para almacenar de forma permanente tus datos. Esto quiere decir, que los datos no se borran cuando se apaga la unidad como pasa en los almacenados por la memoria RAM. La primera empresa en comercializarlos fue IBM en 1956.

Están compuestos de piezas mecánicas, de ahí que a veces se le llame discos duros mecánicos, y utilizan el magnetismo para grabar tus datos y archivos.

Unidad de estado sólido o SSD

Las unidades de estado sólido o SSD (Solid State Drive) son una alternativa a los discos duros. La gran diferencia es que mientras los discos duros utilizan componentes mecánicos que se mueven, las SSD almacenan los archivos en microchips con memorias flash interconectadas entre sí. Por lo tanto, casi podríamos considerarlos como una evolución de las memorias USB.

¿Qué disco duro elegir?

Si sueles descargar muchos contenidos de Internet y necesitas grandes cantidades de almacenamiento, o si cuentas con un presupuesto bajo, lo recomendado es que sigas recurriendo a los HDD.

En cambio los SSD son recomendables si quieres tener un ordenador mucho más rápido. De hecho, su velocidad puede hacer que un PC con algunos años vaya mucho más rápido sin tener que invertir en otros componentes.

En la mayoría de los casos sin embargo lo recomendable es combinar ambos tipos de disco duro. En una torre doméstica, por ejemplo, puedes utilizar un SSD en el disco C: para instalar allí el sistema operativo y que vaya todo más rápido. Lo acompañas de un HDD como disco secundario y tendrás una unidad perfecta en la que almacenar todos los archivos pesados que tengas en el ordenador.