Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 02:59

NAVARRA

Suspenso de los empresarios a Europa, España y Navarra

Con una nota media de 3,7, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se lleva la peor valoración de las tres en la encuesta 'El impacto del Covid-19 en la empresa navarra', publicada por NavarraCapital.es. La Unión Europea, por su parte, se queda en un 4, mientras que el Gobierno foral obtiene un 4,1.

Casi el 60 % admitió que le había resultado “difícil” o “muy difícil” cumplir las normas sanitarias. (Foto: Shutterstock © Dusan Petkovic)
Casi el 60 % admitió que le había resultado “difícil” o “muy difícil” cumplir las normas sanitarias. (Foto: Shutterstock © Dusan Petkovic)
Suspenso de los empresarios a Europa, España y Navarra

Las medidas económicas adoptadas por las administraciones europea, española y navarra frente al Covid-19 suscitaron la crítica de los participantes en la encuesta El impacto del Covid-19 en la empresa navarra’, encargada por NavarraCapital.es  a la socióloga Eva Perujuániz en el marco de la campaña #LaCooperaciónEsCapital. Una iniciativa con la que este medio de referencia en información económica y de empresa en la Comunidad foralpretende contribuir a la reconstrucción de la región, a través de distintas acciones con las que refuerza su compromiso social en estos tiempos tan difíciles.

Tras el artículo publicado la semana pasada, en el que se dejaba constancia de que el 73,5 % de los empresarios tiene grandes expectativas puestas en el ‘Plan Reactivar Navarra 2020-2023’, este segundo análisis de los resultados obtenidos en el sondeo se centra en conocer cómo el tejido productivo navarro recibió las medidas económicas implementadas (el cuestionario se remitió y contestó en las dos primeras semanas de mayo).

En las 338 respuestas recopiladas, la gran mayoría aportadas por propietarios y directores gerentes de pymes (72,5 % del total), el peor parado fue el Gobierno de España, que mereció un suspenso para el 63 % de los encuestados y obtuvo una nota media de 3,7 puntos sobre 10. La respuesta no fue del todo unánime, ya que un 37 % lo aprobó e, incluso, un 16,7 % le llegó a dar un 7. No obstante, la nota que más respuestas aglutinó (el 23,7 %) fue un 1, la más baja de todo el escalafón.

La reprobación se extendió a algunas de las medidas y planes adoptados por el Ejecutivo central. Por ejemplo, el ‘Plan para la transición a la nueva normalidad’ obtuvo una nota media de 3,9 sobre 10 y el suspenso del 60 %. Y tanto el ‘Plan de apertura para las distintas actividades económicas’ como la duración de esa transición hacia la “nueva normalidad” recibieron el rechazo del 67 y el 54,5 % respectivamente.

Las medidas peor valoradas, con un 2,6 de media sobre 5, fueron la prohibición de acometer despidos en las empresas en ERTE, así como las de apoyo a los autónomos. En el lado opuesto, fueron mejor recibidas el aplazamiento de los pagos de impuestos y los programas de financiación de las pymes. Ambas lograron un holgado aprobado, con un 3,3 dentro de una escala de 1 a 5.

En este mismo apartado, las empresas participantes también valoraron las decisiones “no económicas”. Es decir, aquellas adoptadas para salvaguardar la salud de la sociedad y evitar en lo posible la extensión y contagio del coronavirus entre la población. Aquí, las mejor aceptadas fueron las relacionadas con la declaración del estado de alarma y el confinamiento de la población. Sin embargo, las tomadas en materia de sanidad, dados los problemas de protección sufridos por los sanitarios, y las educativas, que han afectado especialmente a padres con hijos pequeños, tuvieron peor aceptación.

Europa y Navarra

El suspenso recibido por las autoridades españolas también se extendió a la Unión Europea, de tal modo que sus iniciativas económicas frente al coronavirus obtuvieron como nota media un 4 sobre 10. Aunque un 18,8 % de las empresas apenas le dio un 3 (la puntuación que  más respuestas aglutinó), recibió un aprobado por parte del 17,3 % de los encuestados.

En general, la conclusión a la que se puede llegar es que los empresarios navarros se mostraron abiertamente críticos con Bruselas. No obstante, dichas valoraciones podrían haber sido muy diferentes si tenemos en cuenta que la encuesta se elaboró antes del plan de ayudas diseñado a finales de mayo por la Comisión Europea, del que España espera beneficiarse con 140.000 millones de euros.

Finalmente, el Gobierno de Navarra obtuvo una valoración ligeramente mejor frente a sus homólogos europeo y español y suscitó más apoyos, aunque también suspendió con una nota media de 4,1 sobre 10. La actividad económica liderada por el equipo de María Chivite no convenció al 55,6 % de las empresas preguntadas, frente a un 44,3 % que sí la aprobó. De modo que, en este caso, también se aprecia un amplio porcentaje de encuestados que sí respalda al Ejecutivo foral.

Como complemento de este último punto, se pidió a los encuestados que valoraran la respuesta del Ejecutivo foral en contraposición a la ofrecida por el Gobierno de España. Para el 67,1 %, la Administración de Navarra actuó mejor y solo el 22,7 % consideró que lo hizo peor.

Exigencias sanitarias

La irrupción del coronavirus trajo consigo cambios en las instalaciones de las compañías, así como nuevas medidas sanitarias y modificaciones en los procesos productivos. También acarreó un sobrecoste importante, centrado principalmente en la adquisición de EPI, la adaptación de espacios y entornos laborales, etc. Todo ello encaminado a cumplir con las exigencias sanitarias establecidas para mantener la actividad, al tiempo que se preserva la salud de los trabajadores, clientes, proveedores y la sociedad en general dentro del nuevo escenario.

Las empresas navarras sufrieron en primera persona algunos de estos problemas. Por eso, la encuesta  ‘El impacto del Covid-19 en la empresa navarra’ incluyó un apartado específico para saber cómo afrontaron esta situación. Casi el 60 % de los consultados confesaron que les había resultado “difícil” o “muy difícil” cumplir todos los requisitos, frente a un 40,2 % para quienes fue “fácil”.

En las próximas semanas conoceremos, además, cómo valoran las compañías su situación actual y qué propuestas plantean de cara al futuro. Unos resultados que este medio ofrecerá al detalle con el objetivo, una vez más, de servir a la sociedad con contenidos propios y de alto valor añadido, que faciliten la toma de decisiones a empresarios, directivos y profesionales. Con ese propósito trabaja NavarraCapital.es en este momento de enormes retos y dificultades. Una época en la que #LaCooperaciónEsCapital.

Jesús Jiménez
Navarra Capital