Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 25 de febrero de 2021
  • Actualizado 00:12

TUDELA

Un marcapáginas “made in Tudela”

Fernando Martínez Villanueva ha patentado un original mecanismo que consiste en una pinza imantada.

Fernando Martínez Villanueva con el marcapáginas Top Libro
Fernando Martínez Villanueva con este marcapáginas que siempre señala la hoja que se está leyendo
Un marcapáginas “made in Tudela”

‘Top Libro’ es un marcapáginas automático, que una vez colocado en el libro mediante esta pinza imantada, siempre señalará la hoja que el lector esté leyendo. Además se recoloca de forma automática cada vez que se pasa de hoja.  En libros con tapa muy gruesa, se debe clipar en hojas finales.  Funciona de forma óptima para ejemplares de unas 400 páginas aproximadamente. Si el libro tiene mayor grosor, conviene situarlo hacia la mitad y resituarlo cuando la lectura llegue a ese punto. 

Al leer muchas veces se te olvida poner el marcapáginas, o bien por que se te cae o bien porque cierras el libro antes de haberlo colocado. Por este motivo pensé una forma para que se quede siempre y surgió esta idea

Detrás de esta idea está el tudelano Fernando Martínez Villanueva que, durante el confinamiento de hace casi un año, discurrió este mecanismo tan cómodo e ingenioso. “Al leer muchas veces se te olvida poner el marcapáginas, o bien por que se te cae o bien porque cierras el libro antes de haberlo colocado. Por este motivo pensé una forma para que se quede siempre y surgió esta idea”, comenta.

El curioso invento responde a la inquietud lectora de Fernando Martínez Villanueva. “A veces es poquito rato el que estás leyendo, te levantas, te sientas y, tener que estar buscando la página, o poner la solapa es muy incómodo e incluso puede dañar el libro. Con Top Libro esto no sucede, las hojas no sufren ningún daño en absoluto.

Marcapáginas automático Top libro

La idea, tan sencilla como práctica, ha sido patentada y su creador está recibiendo un feedback muy positivo. “Cuando enseño el marcapáginas a la gente me dicen que es muy bonito y que les gusta la idea, y es precisamente eso lo que me animó a patentarla. Es más, ya había realizado alguna patente anteriormente y creo que ahora esta idea puede llegar lejos porque no hay nada en el mercado de este estilo”, subraya.

Son muchas las posibilidades que ofrece Top Libro. Su autor ya está comercializándolo y confiesa que ya tiene pedidos de editoriales,  estancias privadas como universidades, librerías, papelerías, etc. y empresas privadas que quieren usar la herramienta como regalo para promocionar cualquier marca entre un público exclusivo y amplio: los lectores de libros.

También se pueden realizar pedidos para particulares en su web toplibro.com.