Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 16 de noviembre de 2019
  • Actualizado 03:17

TUDELA

Un hotel de 1966 adaptado a los tiempos de hoy

El hotel Santamaría está abierto todos los días del año, las 24 horas del día.
Los hermanos Silvino e Irene Izquierdo en la recepción del Hotel Santamaría de Tudela
Los hermanos Silvino e Irene Izquierdo en la recepción del Hotel Santamaría de Tudela
Un hotel de 1966 adaptado a los tiempos de hoy

Ha llovido mucho, de hecho, bastante más de lo que lo hace en los últimos tiempos, desde que el Hotel Santamaría abriera por primera vez sus puertas. Fue un 6 de julio del 66 y sus actuales gerentes todavía no habían nacido. De hecho, seguramente no estuvieran ni en mente. Pero sí que los hermanos Izquierdo Marín, Silvino e Irene, crecieron entre las habitaciones de este hotel familiar. Sus abuelos montaron el negocio y sus padres continuaron un legado que hoy en día mantienen ellos. 

De aquel hotel queda la infraestructura y el trato familiar por el que ha destacado desde el principio, pero a lo largo de estos años se ha actualizado para seguir siendo un hotel de referencia. “A parte de tener mucha tradición, hemos ido poniéndonos al día. Siempre hemos estado remodelando los baños, instalando wifi de alta calidad, cambio de tuberías, cables, ascensor...”, nos cuenta Silvino. 

El hotel está abierto todos los días del año, las 24 horas del día. Tan solo hubo un día que cerraron y fue porque con las obras de uno de los ascensores era imposible dar servicios. Del resto de días de estos 53 últimos años no han fallado ni uno. En Navidades se apañan para dar fiesta a los trabajadores y es la familia quien come en el restaurante y están de guardia. 

Pero si es duro el trabajo de la hostelería, también tiene su lado bonito. “La operativa, los papeles, son siempre los mismos, pero cada cliente es diferente y es como si hicieras un trabajo nuevo cada vez. Nos gusta hablar con los clientes, estamos encantados”, y de ello se da cuenta en una entretenida conversación que mantiene con unos clientes franceses.  Tantos años abiertos les han dado para miles de historietas, “hay clientes que nos cuentan que ellos cortejaban en nuestra cafetería o que estuvieron aquí en una boda”, recuerda con una gran sonrisa Silvino. 

Tanto Silvino como su hermana Irene están bien preparados, además del trato amable, atento y familiar que desprenden, él estudio empresariales y ella Turismo, también manejan perfectamente inglés y francés y es que hoy en día vienen muchos extranjeros a visitar Tudela y su Ribera. “De hace 3 años a esta parte ha aumentado mucho el turismo. Las Bardenas ahora se han puesto de moda y están viniendo muchos franceses y españoles. También se quedan a ver el Casco Antiguo, la Catedral, alrededores como el Moncayo y también, muy importante, el turismo gastronómico. Tenemos muy buenos restaurantes en Tudela y luego la gente se queda a dormir”, nos cuenta Silvino y es que uno de los principales termómetros del turismo en nuestra Comarca está en nuestros hoteles.

Cuando terminamos la entrevista, tomamos una caña en su cafetería y hacemos tiempo a que abran las puertas del Gaztambide, que está justo en frente. 

hotelsantamaria.net