Plaza Nueva

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 18:35

NAVARRA

El estado de alarma hunde la economía

La Cámara de Navarra insiste en la necesidad de garantizar la seguridad en las empresas.

Es necesario activar lo antes posibles medidas de reactivación económica a través de la inversión, la digitalización y el apoyo a las empresas
Es necesario activar lo antes posibles medidas de reactivación económica a través de la inversión, la digitalización y el apoyo a las empresas
El estado de alarma hunde la economía

El dato del PIB conocido el pasado 31 de julio nos da la foto del impacto del confinamiento y el estado de alarma en nuestra economía. El PIB en el segundo trimestre cayó casi un 20% con respecto al mismo periodo del año pasado y un 15% con respecto al primero. Una caída sin precedentes.

A lo largo del segundo trimestre los datos de consumo y actividad empresarial mejoraron en junio en relación a meses pasados si bien, la comparativa con respecto a 2019 sigue reflejando la gravedad del parón económico provocado por el estado de alarma y el confinamiento, como muestra la citada caída del PIB. De manera lógica, aumenta el número de empresas abiertas, el 81,4% en junio frente al 60,6% en mayo pero para el 36% de éstas, su nivel de actividad productiva es inferior al 50% de una situación normal. 

De manera paralela a una tímida vuelta a la actividad, la confianza de consumidores se desplomó en el segundo trimestre y las expectativas de las empresas mejoraron muy tímidamente en junio. El 38% de las empresas preveía una caída de su facturación en junio frente al 40% en mayo.

Se observa, por tanto, cierto rebote en los índices de actividad y confianza a finales del segundo trimestre, que son, no obstante, el efecto lógico de la apertura y vuelta a la actividad de muchas empresas. Esto no quiere decir que “febrero 2019” esté más cerca. De hecho, las empresas navarras ven ahora más lejos la vuelta a los niveles de actividad pre-crisis. El 81% de las empresas esperaba en mayo que en la primera mitad del 2021 se volvería a los volúmenes de venta “normales”. Sin embargo, en junio, la vuelta a la normalidad se retrasa un trimestre, entrada ya la segunda mitad del año que viene.

A estos datos hay que sumar la situación de la pandemia y los nuevos casos de rebrotes tanto en Navarra como en otras Comunidades Autónomas que pone el acento sobre la necesidad de articular medidas para apoyar la economía. Para algunos expertos, el esperado rebrote de otoño podría estar adelantándose y con ello, de nuevo, la necesidad de afrontar la crisis tanto sanitaria como económica. La información sobre el desarrollo de una vacuna contra la Covid-19 es esperanzadora, nunca antes se había avanzado tanto en tan poco tiempo y se podrían tener resultados positivos a lo largo del 2021.

Por ello, hay que trabajar tanto en medidas sanitarias, como ya se está haciendo, aumentando el número de tests, (a lo que la Cámara de Comercio está contribuyendo), estableciendo el uso de mascarillas y medidas de distanciamiento social, pero también económicas. 

Los datos de la EPA del segundo trimestre revelan también la dimensión de la crisis y la necesidad de poner en marcha, lo antes posible, medidas de impulso económico a través de planes de inversión, digitalización y de garantía de la seguridad en las empresas. Extender el periodo de los ERTEs por fuerza mayor sería un balón de oxígeno para las empresas pero la cuestión es saber cuántas podrán mantener su actividad cuando ese soporte se retire. La única receta es, por tanto, la recuperación de la actividad y nuestras administraciones deben jugar un papel muy importante. Es fundamental la acción, priorización y sobre todo los plazos. Si el verano no supone una recuperación de la actividad económica como habíamos esperado, el otoño será peor de lo previsto y a punto de comenzar agosto, no tenemos mucha información ni detalle sobre el plan de reactivación de nuestra economía.

La Cámara Oficial de Comercio Industria y Servicios de Navarra participa del proceso de monitorización del impacto de la crisis económica derivada de la Covid-19. Para ello se ha creado un grupo en el que participa además de la Cámara de Comercio, el Comité Técnico del Plan Reactivar Navarra-Nafarroa Suspertu, el Observatorio de Turismo de Navarra, SODENA, el Instituto Inarbe de la Universidad Pública de Navarra y el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial y el Observatorio de la Realidad Social. 

Los datos presentados se basan en la encuesta realizada por el Instituto de Estadística/Nastat a 845 empresas.