Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 09 de abril de 2020
  • Actualizado 00:42

Encontrar trabajo se adapta a los nuevos tiempos

Nadie duda de que internet es en este momento el mayor aliado que tenemos para encontrar un empleo, con lo que el currículo tiene que adaptarse a las exigencias estéticas que demanda este medio.

Encontrar trabajo se adapta a los nuevos tiempos
Encontrar trabajo se adapta a los nuevos tiempos
Encontrar trabajo se adapta a los nuevos tiempos

Nadie duda de que internet es en este momento el mayor aliado que tenemos para encontrar un empleo, con lo que el currículo tiene que adaptarse a las exigencias estéticas que demanda este medio. Si estás de acuerdo con esta afirmación, sigue los tips de la web Modelocurriculum.net para aprender cómo enviar un currículum vitae por email, donde aprenderás la utilidad de escribir una breve entrada a modo de presentación del propio currículo. Lee más en el enlace que hemos dejado para ti en este párrafo y comienza a utilizar la gran red global en tu propósito de encontrar empleo.

Ya sea por medio de la contratación o por la creación de una empresa, como autónomo ofreciendo servicios profesionales o freelance que trabaja a distancia, internet abre las puertas al trabajo como ningún otro medio lo había hecho con anterioridad, lo que no significa que no se recurra a los medios tradicionales de presentación, es decir, el curriculum vitae y las cartas de presentación siguen siendo igual de necesarias al igual que hace apenas una década.

Pero, si por usar internet para encontrar empleo tienes dudas sobre la carta de presentación que vas a usar, en el siguiente enlace lo tendrás claro, así es como tiene que ser una buena carta de presentación, las que dejan huella y marcan la diferencia con el resto de C. V. que se reciben a diario en las empresas, más aún desde que se utiliza internet para hacerlas llegar.

Cómo debe ser el email perfecto para enviar el Currículum Vitae

No importa si lo que se busca es un primer empleo o una mejor colocación, existe una serie de pautas que debemos cumplir si queremos tener alguna opción de éxito. En primer lugar que el destinatario abra el mail y lea lo que hay en su interior, en segundo lugar, que aprecie como importante el CV enviado y, en tercer lugar, que se quede grabado en su memoria y lo tenga en cuenta a la hora de su decisión.

Sobra decir que debemos cuidar la ortografía y dar preferencia a aquellas actividades, cursos, formación y experiencia que se relacionen con el puesto al que se opta, queremos resaltar algunos tips que no se suelen tener demasiado presente a la hora de enviar un email con nuestro curruculum.

Por ejemplo, pocos incluyen una petición expresa de una respuesta, pocos son los mails que terminan pidiendo que se les conteste, con educación, pero haciendo sentir al que recibe la misiva que estamos pendientes del correo y que sería una descortesía no recibir una contestación. Es un inicio de conversación, al menos un intento, que puede tener resultados positivos e incluso iniciarse una correspondencia, si se hace bien. Si se pide información expresa sobre algo relacionado con el proceso de contratación, tendremos más posibilidades de respuesta e incluso de ser aceptados en el puesto.

Otra de las acciones que podemos tomar en nuestros correos electrónicos es ser más personal en nuestra carta de presentación. Sin dejar de ser profesional, podemos ser menos fríos, así que nunca hagas un texto estándar para todas tus propuestas de empleo, trata de ser diferente, exclusivo con cada nueva posibilidad, entrando, si pudiese ser, en materia con algún tipo de consejo; “Espero que estéis usando tal software para este trabajo, de donde yo vengo dio excelentes resultados…”

Si sabemos quién es la persona encargada de realizar la selección de personal, podemos realizar una investigación de su persona vía internet, hacernos amigos por Facebook, seguirlo en Twitter… y sutilmente meter algo en el mail que le sea afín, algo que se tenga en común, una afición que se comparta, sin llamar excesivamente la atención, que parezca completamente casual, de tal modo que no crea que el comentario lleva alguna finalidad, creando un nudo de enlace que hará que te recuerde en la selección definitiva.

No son pocos los directivos, empresarios y encargados de los Recursos Humanos que se apoyan en el sistema de identificación de Adam Grant según la forma que se tiene de comportarse en el trabajo y que ya podemos dejar claro en nuestro mail de presentación. Estos tipos son; los que toman, los que toman en función de lo que ofrecen y los que ofrecen, los interesantes para los seleccionadores son estos últimos, son los que más posibilidades de encontrar trabajo tienen. Por lo tanto, ofrece algo desde el principio, alguna propuesta que les pueda parecer interesantes, clientes, modos de trabajo, la posible creación de una línea de trabajo, algo que puedan usar ya, aunque no te contraten.

Por último, se sintético, resume al máximo la propuesta, tus comentarios, se directo y educado, no quieras excederte en ningún aspecto porque entonces no te leerán. Deja solo indicios de lo que la empresa se va a perder si no te contratan, sin arrogancia y con la verdad.