Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 24 de septiembre de 2020
  • Actualizado 06:41

Disashop y parte de su equipo colaboran en la fabricación de pantallas protectoras

Esta iniciativa ha fabricado y entregado, hasta el momento, más de 420.000 viseras y 100.000 mascarillas FFP2 y con una producción diaria de 41.000 piezas. 
Disashop y parte de su equipo colaboran en la fabricación de pantallas protectoras
Disashop y parte de su equipo colaboran en la fabricación de pantallas protectoras
Disashop y parte de su equipo colaboran en la fabricación de pantallas protectoras

A través de la Plataforma Coronavirus Makers Galicia, la empresa Disashop ha participado en la creación de viseras y pantallas de protección para uso médico a nivel nacional empleando impresión 3D.

Por un lado, la compañía ha cedido sus equipos de impresión 3D que, junto con el abastecimiento del material necesario para desarrollar la impresión, pero, por otro, también ha sumado a parte de su equipo, de manera voluntaria, para que pudieran desarrollar esta producción desde sus casas cuando mejor les viniera.

Coronavirus Makers es un movimiento solidario que surge por la situación de emergencia sanitaria generada por el COVID 19. 

A pesar de que España dispone de uno de los sistemas de sanidad pública mejor valorados del mundo, se ha producido una saturación sin precedentes que ha imposibilitado la atención de todos los pacientes con los recursos necesarios. En un solo mes lo que nació como un propósito concebido por apenas una treintena de médicos, ingeniero, emprendedores y makers se ha convertido en una gran comunidad de cooperación tecnológica.

“Desde el llamamiento, en menos de 24 horas, hasta 400 makers, entre los que se encuentra el equipo Disashop, se pusieron en marcha para diseñar material destinado a los hospitales que pudiera ser fabricado con impresoras 3D. Ahora somos más de 17.000 voluntarios” explican desde la empresa.

Esta iniciativa ha fabricado y entregado, hasta el momento, más de 420.000 viseras y 100.000 mascarillas FFP2 y con una producción diaria de 41.000 piezas. 

“El próximo reto es la fabricación de un respirador homologable para las UCIS que ya está en fase de validación preclínica” comentan.