Plaza Nueva

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 02:42

TUDELA

“Hay que combatir al miedo tanto como al virus”

Hablamos con los hermanos Irene y Silvino Izquierdo, del Hotel Santamaría, para saber cómo ve el presente y futuro de la empresa ribera en esta pandemia.

Hermanos Irene y Silvino Izquierdo
Hermanos Irene y Silvino Izquierdo
“Hay que combatir al miedo tanto como al virus”

A nivel personal, ¿cómo llevaste el confinamiento y el cambio de ritmo que supuso? 

Con tristeza de ver todo tan parado y tan muerto.

¿Y ahora, en este momento de inicio de un otoño-invierno diferente? 

Con mucha incertidumbre, y con inquietud al ver la crisis económica que ya está aquí.

¿Crees que esta pandemia va a cambiar nuestro modo de vida y la forma que tenemos de entenderla y llevarla? 

Durante la pandemia sí, después volveremos a la normalidad de verdad.

En general, ¿crees que se actuó adecuadamente desde la Administración cuando todo comenzó? 

En absoluto, se actuó muy tarde, sin previsión y sin inteligencia, y todavía lo siguen haciendo mal.

¿En qué se acertó, en qué se quedaron cortos, en qué pecaron de imprudentes o de lanzados? 

No se tuvieron en cuenta todas las recomendaciones internacionales que desde enero se venían escuchando, no se hicieron acopio de material entonces, se subestimó la enfermedad y no sólo no se informó a la población de lo que se nos “podría” venir encima sino que la ningunearon y promovieron concentraciones masivas además de fomentar una actitud incrédula a través de todos los medios. No se limitaron actos multitudinarios y el virus campó a sus anchas, luego es muy difícil remontar eso.

¿Y ahora se están sabiendo resolver los retos? ¿Por qué? 

No, hicieron una desescalada sin estrategia conjunta como país y cada comunidad va a su aire. No se hacen test, las fronteras están abiertas sin ningún tipo de control. Llevar mascarillas todo el día, aunque vayas solo por la calle es ridículo. Hacen falta test masivos y vida normal, y confinar a quien dé positivo. Habría que reforzar los rastreadores, con personal y medios para no confinar ciudades o territorios enteros y que la economía siga viva.

¿Cómo ves la economía en este momento de actividad y freno simultáneo con los contagios? 

La crisis económica va a ser muy grave. No es sólo con los contagios, en ningún momento se ha recuperado la actividad al 100% después del confinamiento, muchas empresas todavía no han abierto desde marzo, los contagios no ayudan y esperemos que se controlen porque otro parón puede ser definitivo en muchos sectores.

¿Y en vuestro sector en particular? 

En nuestro sector, la parte de ocio ha caído en torno a un 70% sin tener en cuenta el confinamiento. Lo único que nos salva es el cliente corporativo que, aunque muchos reducen sus viajes tanto en días de estancia como en frecuencia de los viajes, se sigue desplazando para que las empresas sigan funcionando. Esperemos que mínimo se mantenga. La parte de cafetería-restaurante gracias a la terraza ha sido un buen verano, una vez superados los aforos limitados, aunque se nota mucho los días que no hace calor, la gente se queda en casa porque no quieren entrar en los locales.

¿Cómo crees que hay que afrontar este momento y el futuro próximo? 

Habría que hacer test masivos y confinamientos selectivos, y vida normal. Hay que combatir al miedo tanto como al virus.

¿Qué ha echado en falta el empresario en este tiempo a la hora de reconocer su papel en la sociedad? 

Todavía estamos esperando resolución en algunas ayudas que daban a empresas, y sobre todo tenemos todavía a algún empleado que siguen en ERTE y no han cobrado, me parece lamentable y pensando en ellos creo que como mínimo es una falta de respeto, aunque la gente no coma de respeto, es lo menos que se tiene que exigir.

¿Crees que hay demasiada burocracia para las gestiones ante la Administración? 

Sí, demasiada y además ineficaz en muchos casos. Y demasiado político también, mucho gasto para tanta inutilidad. Lo que cobran ellos se podría utilizar mucho mejor en otras cosas (ERTEs por ejemplo).

¿Cómo ves al Gobierno Foral, al central y al municipal? 

Al gobierno foral y al municipal no los veo demasiado mal, por supuesto hay algunas cosillas. Al foral hay algunas medidas que no tienen mucha lógica, unas se contradicen a otras y al municipal le pediría que cambiase la normativa de cerramientos para terrazas porque ahora la gente demanda calle y terrazas en detrimento del interior de los locales, y no podemos hacer cerramientos en muchos casos. Por lo demás hay muchas cosas que dependen del gobierno central. Y este es el gran culpable de la dimensión que ha tomado esto. Dentro de que cualquier gobierno cometería muchos fallos ante un desastre que nadie tiene la solución. Este gobierno ha hecho infinidad de cosas mal unas por desconocimiento, otras por incapacitación y otras con alevosía. He puesto algunos ejemplos antes, habría que añadir que llegaron tarde a la compra de material, cuando por fin llega se ve que el material es deficitario, que el precio es desorbitado y además se las hacen a empresas de amiguetes. Hay mil ejemplos.

¿Hacen un buen seguimiento del déficit que se está produciendo? 

No tengo noticias de si están haciendo alguno.

¿Están demasiado lejos administradores y administrados? 

En las Antípodas, mientras unos viven a cuerpo de rey con el dinero de todos y despilfarrando otros vivimos en la realidad y hacemos malabares para pagar las facturas y las nóminas.

¿La nueva Ley de Teletrabajo está bien planteada? ¿Aporta mejoras? 

No tengo conocimiento del detalle de la ley, a mí no me afecta personalmente. Pero conociendo a los legisladores…

¿Qué más falta por hacer? 

Administrar mejor el dinero y poner a gente capaz y formada. Otra cosa que haría falta hacer es no subir impuestos, ni a empresas ni a consumidores porque lo que van a conseguir es que caiga el consumo y que las empresas despidan a más trabajadores por no poder hacer frente a los costes.