Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 18:13

FÚTBOL

El Tudelano se aferra al club de los invictos con un nuevo empate

Tras una buena primera parte, los blanquillos resisten el empuje final de un Logroñés dominador para continuar en la parte media-alta de la tabla (0-0).

Ibai y Lázaro persiguen a un rival del Logroñés
Ibai y Lázaro persiguen Paredes, del Logroñés
El Tudelano se aferra al club de los invictos con un nuevo empate

Un nuevo punto. Un nuevo partido sin gol. Una nueva puerta a cero. Una segunda parte en la que el rival fue superior. Y una semana más en el selecto club de los equipos invictos del Grupo II de 2ª B. Pese a la igualada sin tantos (0-0) ante la UD Logroñés, el Tudelano puede presumir de que los 'pros', de momento, son más valiosos que los 'contras' en sus partidos como local. Los pupilos de Iñigo Valencia han vuelto a demostrar que, en lo que a solidez se refiere, tienen una base bien cimentada y que los puntos siempre son bienvenidos.

Los son en ocasiones como la de este domingo, inusualmente caluroso para el ecuador del mes de octubre, en la que el rival pudo haber roto la muralla del conjunto ribero si el partido hubiese durado tres o cuatro minutos más. Porque el Tudelano fue apagándose en la recta final de la segunda mitad, en la que los riojanos controlaron el ritmo y la posesión con holgura.

Y eso que las cosas empezaron bien para los locales, que sin duda gozaron de tres ocasiones de notable claridad en el primer tramo del encuentro. Primero, a los 10 minutos, por mediación de Adán, quien sin embargo se quedó sin ángulo al esquivar al portero rival. Poco después Ibai metió uno de sus balones envenenados en una falta lateral que el meta se vio obligado a quitarse de encima. Y la última que pudo suponer el 1-0 la protagonizó el propio centrocampista pamplonés tras recibir un buen pase dentro del área pequeña y probar, topándose de nuevo con el portero, con su pierna izquierda.

Fueron los mejores minutos del Tudelano, una semana más jugando sin delanteros centros puros pero derrochando esfuerzo y chispazos que hacían levantarse a la afición. El Logroñés, no obstante, no había venido a sufrir sino a mostrar sus tablas y comenzó a hacerlo progresivamente, de menos a más. Suyos fueron algunos acercamientos con peligro a punto de finalizar la primera mitad, especialmente un disparo de Marcos André que Pagola despejó con las yemas de los dedos.

En la segunda mitad, el Tudelano trató de reemprender su empuje inicial, aunque con menos claridad. Iñaki Jiménez se convirtió en uno de los hombres más destacados a la hora de generar ocasiones en sus subidas poner la banda y en uno de sus pases de la muerte Lizarraga no acertó a pegarle bien al esférico cuando se quedaba en posición franca. Era el minuto 60 y, a partir de entonces, el Logroñés inició su monólogo con la posesión.

Los riojanos apretaron en la recta final e hicieron lucirse a un Pagola que volvió a hacer gala de su serenidad en momentos clave. La mejor oportunidad la tuvo Ñoño, a cinco del final, aunque los logroñeses terminaron encerrando al Tudelano en su campo en unos minutos finales de infarto. Pero los blanquillos resistieron. Solo ellos, el Burgos y el Mirandés todavía no han perdido ningún encuentro en esta liga. Solo falta traducir la seriedad defensiva en más mordiente arriba.

Ficha

TUDELANO: Pagola; Jiménez, Meseguer, Corral (Lalaguna, m.46), Sergio Martínez; Lázaro; Mika (Puche, m.83), Ibai (Barrera, m.61), Lizarraga, Víctor Bravo; y Adán Pérez.

 

LOGROÑÉS: Sobrón; Miguel, Ramiro, Caneda, Paredes; César Remón, Carles Salvador; Carlos García (Arnedo, m.61), Iván Aguilar (Pablo Espina, m.68), Rayco; y Marcos André (Ñoño, m.77).

 

ARBITRO: Palencia Caballero (Comité Vasco), asistido por Rodríguez y Escalero. Amonestó por el Tudelano a Corral y Lázaro y por el Logroñés a Paredes, Miguel, Carles Salvador y Ramiro.

 

INCIDENCIAS: Unos 700 espectadores en el Ciudad de Tudela, con presencia de unos 250 seguidores del Logroñés en las gradas.