Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 19 de septiembre de 2020
  • Actualizado 20:27

FÚTBOL SALA

“Tengo mucha ilusión y muchas ganas de aprender porque esto para mí es un sueño”

El portero de la cantera Mario Ochoa, de 21 años, está debutando a las órdenes de 'Pato' en la pretemporada del primer equipo del Aspil-Jumpers Ribera Navarra FS, un reto que aceptó “encantado” y en el que va a dar el máximo.

Mario Ochoa, portero del Aspil-Jumpers Ribera Navarra FS
Mario Ochoa, portero del Aspil-Jumpers Ribera Navarra FS
“Tengo mucha ilusión y muchas ganas de aprender porque esto para mí es un sueño”

A sus 21 años, Mario Ochoa Mendoza (Tudela, 28/11/1998), ha dado un paso de gigante este mes de agosto. Por primera vez, este espigado guardameta que viste los colores del Ribera Navarra FS desde categoría Infantil, se ha puesto a las órdenes de José Lucas Mena 'Pato' para formar parte de la pretemporada del primer equipo naranja, una oportunidad que no quiere desaprovechar.

¿Cómo afronta esta oportunidad?

Muy ilusionado. Tenía muchas gabas desde pequeño de poder debutar con el primer equipo. Voy a intentar dar el máximo de mí, apoyar al equipo en todo lo que pueda y a seguir adelante.

¿Cómo recibió la noticia?

Me llamó mi entrenador para decirme que 'Pato' necesitaba a un tercer portero y que había pensado en mí. Entonces, no me lo pensé y acepté encantado.

Un sueño cumplido, ¿no?

Llegué al club en Infantil, y era todo un sueño poder debutar con el Primera. Tengo mucha ilusión y muchas gabas de aprender, disfrutar jugando a fútbol sala y aprender a las órdenes de 'Pato'.

Ya vamos por la tercera semana de pretemporada. ¿Cómo han ido?

Gracias a la ayuda de los compañeros es todo más llevadero. Han sido sesiones un poco intensas y no estoy acostumbrado a este ritmo de trabajo, pero poco a poco me he ido acostumbrando.

¿Cómo se define como portero?

Soy muy calmado. Intento hacerme lo más grande posible y soy bastante bueno con los pies, algo que creo que a 'Pato' le gusta y en lo que intentaré mejorar.

Un año que afronta también con ganas debido a la lesión de escafoides que le impidió jugar gran parte de la pasada temporada.

Estuve tres meses parado por una lesión en una mano que hizo que me perdiera más de la mitad de la temporada, así que esperaba con ansias que llegase este año para volvera a jugar. Y, con esta oportunidad, más que encantado.

Una oportunidad que exige trabajo, trabajo y trabajo para seguir creciendo y que pueda llegar el debut.

Ójala pueda debutar en un partido en Primera y, sobre todo, a ver si pueden venir mis familiares y amigos, que son los que más contentos están conmigo.