Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 08 de julio de 2020
  • Actualizado 04:19

TUDELA

El Tudelano empieza gustándose en la Copa del Rey

El Tudelano empieza gustándose en la Copa del Rey

La Copa del Rey siempre brilla como un apetecible caramelo para un club modesto. En el caso del Tudelano, el recuerdo era agridulce en sus últimas participaciones. Sobre por haber estado a las puertas de cruzarse con un grande la temporada 2013/2014, cuando el Cartagena, que después se llevaría el ‘gordo’ del todopoderoso FC Barcelona en el sorteo, eliminó a los blanquillos con un sonrojan 1-4 en el Ciudad de Tudela. Esta vez las tornas cambiaron y el equipo de Mandiola empieza con buen pie y pasando de ronda, y además batiendo a un rival notable como el Compostela (3-2).

El choque no resultó nada sencillo. De inicio se hizo patente que la SD Compostela atesora mimbres suficientes como para verse en los puestos cabeceras del Grupo I. La de esta tarde era pues, una buena prueba de fuego mediante la que pulsar el nivel del equipo ribero ante un bloque con estilo. Los compostelanos, tras unos minutos de tanteo, demostraron que gustan de controlar la posesión y llevar la iniciativa. Gerard pudo marcar al cuarto de hora tras quedarse en posición franca de disparo. Su zurdazo salió fuera por poco.

Fruto de ese control inicial, el equipo gallego fue ganando metros y terreno hasta desembocar en la jugada del 0-1. En una falta lateral, la zaga del Tudelano no acertó a despejar el centro raso y Sergio Sánchez, que andaba por allí y a quien muchos creían en fuera de juego, metió el pie para dejar sin palabras a la grada local. El jarro de agua fría llegaba demasiado pronto, en el minuto 24, y hacía sobrevalora viejos fantasmas coperos sobre el Ciudad de Tudela. El Tudelano lo solucionaría pronto.

A los de Mandiola les costaba generar peligro, pero la insistencia y, sobre todo, la inspiración de Eneko y Víctor Bravo acabo por dar los frutos deseados. El ex del Oviedo se marcó un partidazo y, de seguir así, apunta a pieza clave en el esquema de Mandiola. Veloz por ambas bandas y peligrosísimo entre líneas, de un pase que iba dirigido a él surgió el penalti a favor de los locales por mano de Catú en el área. Arkaitz, un delantero que está reencontrándose con el olfato goleador que se le ha negado en otras etapas de su carrera, lo transformó sin problemas.

A partir de ahí y hasta el descanso, los de Mandiola ofrecieron su mejor versión, la que quiere el técnico inundada y la que está destinada a disfrutar el respetable tudelano en los partidos de casa. A base de diagonales y rapidísimas transiciones en largo, el ataque blanquillo acosó a un Compostela tocado y casi hundido hasta el decanso. Jonathan, en una incorporación al ataque desde la zaga, tuvo una inmejorable ocasión para hacer el 2-1 antes del tiempo de asueto.

Al salir de los vestuarios, el Tudelano volvió a cogerle la medida al rival enseguida. Con Victor Bravo como estilete y canalizado del juego de ataque, el conjunto blanquillo estiró líneas y halló la recompensa a su mayor iniciativa. Arkaitz, realmente enchufado, recibió un pase del mencionado Bravo. Escorado a la izquierda, a unos 12 metros de la portería, recortó, se la colocó franca para su pierna buena y batió por el palo corto a Pato en el minuto 61. Un golazo de delantero centro puro.

Los locales supieron aprovechar la inercia positiva y, sobre todo, rentabilidad sus acercamientos, al contrario que el conjunto gallego. Por ello, en la siguiente jugada con peligro, el balón cayó en los pies de Azpilicueta tras una serie de rechaces. El de Zizur controló y le pegó con rosca con billete directo a la escuadra derecha de Pato. Imparable. El 3-1 a media hora del final dejaba el camino más que despejado para el conjunto blanquillo, que ahora solamente tenía que saber sufrir sin volverse loco.

Pasaban los minutos y cualquier atisbo de reacción por parte de los gallegos, voluntariosos pero sin calidad de ideas, se quedaba en agua de borrajas. A falta de un minuto, el guión parecía dar un giro definitivo a favor del Tudelano, con la expulsión por doble amarilla de Catú tras una pequeña tángana entre jugadores de ambos bandos. Y sin embargo, pese a contar con los astros a favor, el equipo de Mandiola concedió un gol de gracia a última hora que deslució todo su trabajo de contención. Sin embargo, ya era demasiado tarde para el Compostela. El Tudelano les ganó en intensidad y, sobre todo, en efectividad.

Ficha técnica

TUDELANO: Itxaso; Nandi, Lalaguna, Jonathan, Paris Adot; Chema Mato (Fernando Rubio, m.71), Azpilicueta; Víctor Bravo, Óscar Valero (Delgado, m.65), Eneko (Samanes, m.80); y Arkaitz.

COMPOSTELA: Pato; Yosu, Sergio Sánchez, Catú, Jimmy; Marcos, Javi Moreno (Chino, m.70); Jordan (Mon, m.76), Gerard, Fondevila; y Joaquín (Varela, m.64).

ÁRBITRO: Álvarez Fernández (Comité Riojano), asistido por Larhlid y Marín. Amonestó por el Tudelano a Samanes y por el Compostela a Javi Moreno y Varela. Expulsó al visitamte Catú por doble amarilla (m.88) y al entrenador local, Manix Mandiola, por protestar (m.85).

GOLES: 0-1, m.24: Sergio Sánchez. 1-1, m.32: Arkaitz (p). 2-1, m.61: Arkaitz. 3-1, m.68: Azpilicueta. 3-2, m.92: Sergio Sánchez.

INCIDENCIAS: Unos 500 espectadores en el Ciudad de Tudela.