Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 04 de abril de 2020
  • Actualizado 23:27

TUDELA

El tabaco, menos presente

El tabaco, menos presente

La Ley de Medidas Sanitarias Frente al Tabaquismo y Reguladora de la Venta, el Suministro, el Consumo y la Publicidad de los Productos del Tabaco, más conocida como Ley Antitabaco, entraba en vigor coincidiendo con la última uva. Sin embargo, sus restricciones pasaron desapercibidas para la población durante toda la velada. Fue a partir de Año Nuevo, fue cuando las puertas de los establecimientos de hostelería de la Ribera comenzaron a mostrar sus carteles a la entrada, anunciando la opción elegida: bar de fumadores o local de no fumadores.

Los menores

En líneas generales, y según datos obtenidos de la Asociación Navarra de Hostelería, el 95% de los bares de menos de 100 metros cuadrados han optado por permitir fumar a sus clientes. Un dato que corrobora Pablo Izal, presidente de la Asociación de Comercios de Hostelería y Servicios de la Ribera, que engloba a 7 bares de Tudela ubicados entre la plaza Sancho el Fuerte, el Barrio de Lourdes, la calle Díaz Bravo y la plaza del Ayuntamiento. “Al final, en hostelería no se va a notar tanto esta ley como se creía”, comenta. Y es que, salvo en los centros de trabajo donde la ley se está cumpliendo a rajatabla desde el pasado lunes, se piensa que los bares y restaurantes se irán adaptando a ella conforme avancen los primeros meses del año, al igual que la población que, en las primeras horas de 2006, no concebía la vida sin malos humos.

La desinformación que existe entre la población y los propios hosteleros entorno a la controvertida ley está muy patente y, entre los puntos menos claros se encuentra la posición que ocupan los menores de edad dentro de la misma. Según la norma estatal, los menores tienen permitida la entrada, sin ningún tipo de restricción a todos los bares de fumadores, siempre y cuando no se les venda tabaco. Sólo no se les permitirá el acceso a las zonas de fumadores de los bares de más de 100 metros cuadrados.

Como tónica general, en casi todos los pueblos de la Ribera los bares se han decantado por la opción de fumador.

En el caso de Tudela, los bares de más de 100 metros cuadrados ya se plantean cómo acometer la remodelación para dotar al local de dos zonas separadas físicamente, lo mismo que ocurre en los restaurantes. Algunos, como el Iruña de la capital ribera lo han tenido fácil, ya que al tener dos salas diferenciadas, sólo necesitará colocar una puerta de separación. De todas formas, el comedor ya es de “no fumador” desde el pasado lunes.