Plaza Nueva

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 22:45

TUDELA

El Aspil-Vidal se reencuentra a sí mismo

El Aspil-Vidal se reencuentra a sí mismo

Poco antes de las 13:30 de este sábado 19 de noviembre, las cámaras de Teledeporte transmitían en directo la caída en picado del Apsil-Vidal Ribera Navarra FS. Un equipo al que le está costando arrancar este curso, con una media de edad insultantemente joven, peleaba con más rabia que pericia ante el Jaén Paraíso Interior. El resultado no acompañaba (0-1 desde los primeros compases). Las sensaciones, mucho menos. Ha sido entonces cuando 'Pato', entrenador de entrenadores, un auténtico escultor de talentos por pulir, ha pedido un tiempo muerto inusual para sus costumbres, con más de 10 minutos por jugarse en el primer tiempo. En ese receso, el alicantino ha arengado a los suyos a recuperar su identidad. Y ha funcionado, porque el Aspil-Vidal ha acabado cosechando su primer triunfo de la temporada en casa (3-1). Un triunfo para reencontrarse con sí mismo y con la afición de La Caldera.

Los naranjas tenían el duelo marcado en rojo. Perder suponía prácticamente despedirse de las opciones de estar entre los ocho primeros. Aunque la Copa de España no es un objetivo marcado a priori para esta rejuvenecida plantilla, las matemáticas siempre ayudan a sobrellevar el sufrimiento. En caso de perder ante el siempre rocoso Jaén, a los de 'Pato' les habría tocado bailar otra semana más con la losa de los puestos de descenso. El envite, quizás por esa ansiedad añadida, no comenzó nada bien, con un Jaén lanzado al ataque en su versión más atronadora. Fruto del empuje y la intensidad visitante, Mauricinho se encontró en el minuto 3 con un balón franco para chutar desde fuera del área. Su trallazo pegó en un jugador local y despistó a Molina, enmudeciendo La Caldera.

Los locales no supieron reaccionar en un principio, abusando de la precipitación. Hamza y Rubi tiraba del carro, pero se ahogaban en las imprecisiones. Los árbitros, para colmo, no ayudaban con sus decisiones en jugadas dudosas como una posible mano fuera del área del portero Dídac. El estrés empezaba a sobrevolar el ambiente y los nervios afloraban. Jaén no supo aprovechar ese maremágnum emocional para rematar al Ribera y les dejó vivos para la segunda parte.

Tras el descanso, el equipo naranja reaccionó a base de sus virtudes más señaladas: garra, intensidad en la presión y movilidad en los ataques, pese a que el conjunto andaluz continuaba manteniendo sus opciones de dinamitar el marcador en cualquier despiste. Los de 'Pato' se armaron del frialdad, combinada con la garra que el técnico les había pedido en el tiempo muerto de la primera parte. Gracias a la fórmula mágica, Luisma, un jugador que ejemplifica a la perfección el espíritu del Aspil-Vidal, marcó dos goles de pelea y brega en apenas un minuto de diferencia. La Caldera revivió tardes gloriosas como las de la temporada pasada y ahora tenía una misión hasta ahora no vista en este curso: mantener el calor con sus jugadores para defender un resultado a favor.

El Ribera sufrió mucho, ya que los jienenses acosaron a un inspirado Molina e incluso dieron un poste tras un disparo a bocajarro de Chino. Con el equipo visitante jugando de cinco, a los de 'Pato' les tocó apuntalar su defensa en zona y apretar los dientes. Los minutos pasaban y la defensa numantina seguía sin abrir fisuras pese a la insistencia y el buen hacer de Jaén. Ya en el último minuto, Javi Mínguez transformó una doble penalti tras la sexta falta de los andaluces cuando solo quedaban seis segundos. El polideportivo cantó victoria y en el ambiente se respiró una bocanada de alivio después de un inicio de temporada muy complicado.

Ficha técnica

ASPIL VIDAL: Molina; Hamza, Ferrán Plana, Rubi y Pedro -cinco inicial- . También jugaron Javi Mínguez David, Lucas, Oussama y Luisma.

JAÉN PARAÍSO INTERIOR: Dídac; Boyis, Mauricio, Mauricinho y Chino -cinco inicial- . También jugaron Dani Martín, Felipinho, Murga, Campoy, Javi Alonso y Soriano.

ÁBITROS: Alonso Montesinos y Santander Flamarique. Amonestaron por el Aspil-Vidal a Rubi, Pedro y Lucas. Por el Jaén, a Boyis, Mauricio, Mauricinho, Chino, Murga y Felipinho.

GOLES: 0-1, m.3: Mauricihno. 1-1, m.25: Luisma. 2-1, m.26: Luisma. 3-1, m.40: Javi Mínguez (doble penalti).

INCIDENCIAS: Unos 700 espectadores en el Ciudad de Tudela.