Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 17 de abril de 2021
  • Actualizado 06:23

FÚTBOL

La Champions League en tiempos de Covid-19

Este pasado 23 de agosto se jugó la final de la Champions League, campeonato que no sabíamos si concluiría debido a la pandemia del Coronavirus – Covid19.
El Bayern de Munich levantando su sexta Copa de Europa
El Bayern de Munich levantando su sexta Copa de Europa
La Champions League en tiempos de Covid-19

Este pasado 23 de agosto se jugó la final de la Champions League, campeonato que no sabíamos si concluiría debido a la pandemia del Coronavirus – Covid19. La gran final de la Champions League, el máximo campeonato de clubes a nivel mundial, aspirado por muchos y alcanzado por pocos. 

En esta ocasión fue un tanto diferente el formato presentado en las instancias finales. El formato clásico consiste en que, al finalizar cada ronda (fase de grupos, octavos, cuartos y semifinales) habría un sorteo para anunciar los juegos. Pero, por causa de las restricciones de la pandemia, estos encuentros se decidieron de una vez, dejando de lado la emoción y la incógnita de los sorteos. 

Una vez celebrado los encuentros finales el 10 de julio, ya todos los amantes del futbol podían saber ante cual rival se tendría que enfrentar su equipo favorito. Así mismo, ya podían vaticinar una final teniendo en cuenta los equipos presentados y distribuidos en ambas llaves.

Las llaves del juego

En la llave más “asequible” se podía prever que el finalista sería el Atlético de Madrid o el PSG, ¿y cómo no?, El Atlético de Madrid ya había llegado a dos finales dirigidas por el ‘Cholo’ y había eliminado al, hasta ese entonces, actual campeón de la competición, el Liverpool. Por otro lado, el PSG tenía por primera vez una gran posibilidad, no sólo de llegar a su primera final, sino de alcanzar y tener en sus vitrinas por primera vez a la deseada orejona. 

En la otra llave estaba la “salsa”, considerados por la gran mayoría como la llave más difícil. Y, tenían toda la razón, ya que, se encontraban grandes equipos como el Barcelona, Real Madrid, M. City, Bayern M., Juventus y Chelsea. Desde un principio cada aficionado daba por sentado que su equipo favorito sería el finalista, pero, no fue hasta que avanzaron los partidos y quedó demostrado el nivel de estos. Después de una temporada sin continuidad, algunos clubes sacaron a relucir sus crisis internas y faltas de intensidad.

Los aficionados recurrieron a sus casinos online favoritos para realizar apuestas millonarias en pro de sus equipos favoritos. Si nunca has realizado apuestas online, te invitamos a consultar los casinos online más seguros para apostar en línea y disfrutar de juegos de azar. 

Una final que se veía venir

Fueron pasando los partidos y con ellos quedando dos clubes para la gran final, por un lado, estaba uno de los favoritos el PSG y en la siguiente llave el Bayern M. demostrando en cada partido ser la tormenta alemana. 

El Paris Saint-Germain Football Club llegaba por primera vez a una final de la Champions League, superando así su mejor papel en la temporada 94-95, en donde no pudieron pasar de las ‘semis’. Parecía que el proyecto ‘financiero’ comandado por su presidente Nasser Al-Khelaïfi, el cual consiste en ganar a punta de chequera fichando a jugadores contrastados estaba dando frutos. Fue así como llegó a la final con sus más grandes fichajes, Neymar, Mbappé, Di María, Icardi, Keylor y entre otros.   

Por otro lado, estaba la ‘Aplanadora’ alemana, el Bayern de Múnich, equipo el cual encontró por primera vez una estabilidad y una identidad de juego después de la marcha de Pep Guardiola. Parecía que no la encontraría después de tener a varios entrenadores como Ancelotti, Heynckes y Niko Kovac, pero, la llegada de Hansi Flick y su buena gestión y proyecto deportivo ha llevado al club a lo que es hoy en día. 

Sonó el pitido final del árbitro después de los 90 minutos del encuentro entre estos dos grandes equipos, dándose como campeón al Bayern M., el cual tocaba su sexta orejona después de 7 de años habiéndole ganado al Borussia D. en la edición 2012-13 del campeonato. Con esta victoria el equipo de Flick se une al selecto grupo de equipos que han ganado la Champions invictos, sin perder ni un solo partido, siendo el Manchester U. el último en conseguirlo en la edición 2007-08. 

El futbol no cambia

Una vez más quedo demostrada la ‘maldición’ de los novatos en las finales de Champions. Y, es que, ningún equipo que haya llegado por primera vez a la final del campeonato ha sido capaz de llevarse la copa a casa. La última victima de la maldición antes del PSG fue el Tottenham de ‘Pochetino’ en la anterior edición.