Plaza Nueva

  • Diario Digital | miércoles, 03 de junio de 2020
  • Actualizado 06:14

TUDELA

Cerca de 2.000 aficionados en el XI Festival Alfaro'ck

Cerca de 2.000 aficionados en el XI Festival Alfaro'ck

El pabellón polideportivo de Alfaro fue este sábado el destino de cientos de aficionados al rock en todas sus vertientes de todo el país. En su undécima edición, ya totalmente consolidado y referencia nacional en el calendario musical, el Festival Alfaro’ck reunió a cerca de 2.000 personas a lo largo de sus catorce horas de música en directo de la mano de ocho bandas en la jornada de este sábado.



Organizado por la Asociación Alfaro’ck con el apoyo del Ayuntamiento, el Gobierno de La Rioja y Fundación Caja Rioja, el cartel de esta undécima edición reunió, como es habitual en su planteamiento, a un listado de bandas que permiten recorrer los diferentes estilos dentro del rock que se facturan en el país, además de contar con su primera presencia estadounidense, el guitarrista neoyorkino Adam Bomb.



Mientras los cientos de llegados de todo el país se asentaban en la aplaudida acampada bajo una chopera de 2.000 metros cuadrados o conocían los variados productos que ofrecía el mercadillo, los logroñeses enBlanco eran los encargados de abrir esta edición, todavía con poco público y luchando contra el sonido.



El cantautor punk maño Manolo Kabezabolo llenó por primera vez el frontón para divertir a todos con sus ácidas letras guitarra en mano. Tras él, los alfareños Infamia ofrecieron un contundente concierto, con el que calentaron los ánimos para Adam Bomb, con una actuación llena de espectáculo y profesionalidad.



Entrada la noche, el cántabro Rulo y la Contrabanda era el más esperado por los más jóvenes (sobre todo por ellas). Tras su rock de bella factura, los ritmos se aceleraron con los madrileños Boikot y los alaveses Segismundo Toxicómano, que lanzaron a un baile frenético a todo el pabellón antes de que los valencianos Benito Kamelas cerraran catorce horas de música con unas canciones cada vez más coreadas por el público entusiasta asistente.