Plaza Nueva

  • Diario Digital | sábado, 19 de septiembre de 2020
  • Actualizado 08:05

RIBERA

La toponimia del plano del Alhama y la diosa neolítica

Antes del siglo XX, del medievo o incluso de Roma, el escenario natural de nuestra geografía era eso, natural, con la Bardena en forma de bosque y el plano del Alhama con humedales varios.

Cerro de Araciel
Cerro de Araciel
La toponimia del plano del Alhama y la diosa neolítica

El trabajo de “Aproximación a la toponimia del plano del río Alhama a propósito de los aracellitani de Araciel en 79 dC” no menciona solo una población y hubo otros aracellitani en el río Arakil y en Aracaeli con la misma raíz ara de “altar”. El rey Carlos III habló de estos aracellitani en el siglo XVIII cuando desmochaba Araciel frente a Corella y dijo que todavía habitaban en ese tiempo algunos bacavdae aracellitanorum, conocería su existencia porque antes había estado su padre Felipe V para contarle lo que vio en 1711 y en 1719 con su madre Isabel de Farnesio. Carlos III desmochó Araciel y utilizó el adjetivo “súper monumento” para narrar lo que hoy no vemos, dijo que había un ara escrita en letras incomprensibles y con las piedras acabó levantando la capilla de la Virgen de Araceli en Corella, aunque la del Carmen es hermana arquitectónica e histórica.  

La diosa Diana se asoció a aquel templo en Araciel mientras el topónimo araciel señala a una diosa celeste posterior, Cibeles, y a una medieval Alilat que mantuvo el argumento de dar vueltas a la plaza en Tudela. Araciel está en un recinto con otros nombres ontinar y tambarria de raíz tamb y tina de Tana, la diosa cartaginesa Tanit, heredera de la Inanna del neolítico y con antropónimos varios, como aracellitani o los pelendones vecinos de Araciel, fueron penlandanann con la raíz pen que todavía aceptan como “cabeza, origen” en lenguas galesas y con anann de la divinidad An, Tana. Estas raíces son indoeuropeas y tuvieron letras incomprensibles iguales a las de cecas como imonio imones inono, en Galicia, Navarra y en la Galia y Bretaña, la de imones se lee como “barscunes y esta geografía coincide con la cornisa atlántica que recorrieron los bagaudas fuera de la influencia romana según Plinio, Hidacio o Carlos III. Los aracellitani eran conflictivos y estaban situados en el centro de la cornisa enlazando varias huellas prehistóricas desde un mismo comportamiento bagauda, de raíz bagad que en bretón dice “reunión de personas” y con la misma raíz bar de barscunes. En la palabra bagauda la terminación uda en euskara es “verano, estío” y en latín fue “húmedo” mostrando los traslados estivales de la tradición histórica entre bosques y humedales (dando lugar a la trashumancia actual). Por su parte bar es conocida como “agua en circulación” y Roma denunció esa circulación en los traslados y el tráfico bagauda, aquellas denuncias produjeron la posterior batalla de 443 dC contra los bacavdae aracellitanorum con el magistro militae de Roma al frente, Merobaudes, el máximo militar después del emperador: serían entonces “personas en circulación” desde la Gallaecia a la Gallia y en batalla por su defensa.

Mapa trabajo Alhama Asturica Tarraco

Mapa de trabajo con los elementos estructurales de la ab Asturica Tarraco tras el Imperio Romano 

Antes del siglo XX, del medievo o incluso de Roma, el escenario natural de la geografía era eso, natural, con la Bardena en forma de bosque y el plano del Alhama con diversos humedales, llegó primero el ejército de Escipión con Aelio Marullinus para levantar un primer torreón en Castejón y sobre un territorio que había sido cartaginés hasta ese momento. Primero pasaron los ejércitos de Escipión para conquistar y después Catón para censar lo que Roma reformará después con provincias y fronteras de civilización, en ese tiempo la milicia asentada en el montecillo de Castejón haría las mediciones del terreno con el templo nuevo y establecería las primeras calzadas y reformas. Una primera calzada fue de Castejón a Fitero y su forum de tudeillon en Tudején para hacer vista con el casteillon de Castejón y controlar el paso del Alhama y del aguilar, en esta escena salen Castejón, Tudején y Tudela como tres torres que bordearon el bosque de los Montes del Cierzo, que era parte de la Bardena hasta el medievo. Ptolomeo lo llamó Muscaria con una raíz mus de musa, en latín “diosa”, aunque con otra traducción de “canto, poema” o “estudio, ciencia” que eran las funciones de señora del conocimiento de la diosa. También llamó Nemanturista a la zona norte del Alhama con la confluencia de los ríos Arga y Aragón, de nema del latín “hilo” y turis de “torre” aunque neman puede sugerir “bosque sagrado” como en el nemos de las tres Nemea, Nemertes y Némesis. Además señala a la divinidad Mnemosine de la “memoria” pero si vuelves sobre la traducción “hilo” del euskara ari verás que aparece en Haritza, que fue Enneco Enneconis (roble o hilo entre vida y muerte), el nombre se traduce en Cintruénigo y su toponimia centroneco de 1128, donde dice neco de “invierno” en negu para un centro de invierno que explica a los bagaudas como esas personas de los traslados de invierno a verano. 

Después llegaría Tiberio Sempronio Gracco en 179 aC para fundar Alfaro en un clima muy tenso entre Gracco y la aristocracia romana, fundó Graccurris en la que sería la via ab Asturica Tarraco y sobre la Ilurcis, una población prerromana asentada sobre una geología entre el gran humedal de las navas al oeste, al norte el Ebro y al sur el bosque de los Montes del Cierzo. Gracco fundaba después de pasar por Iliturgis, Munda, Ercavica, Alce, Carabis y Cértima y con la muerte de Aníbal ocurrida meses antes, extremadamente tenso, en 179 aC Gracco recorre así la península y en 171 aC apareció Escipión Nasica a fundar Calagurris Nasica al otro lado del humedal, en 134 aC los gracco pactaron con Numancia y de nuevo llegó Escipión Nasica a realizar el famoso cerco de Numancia, eran años, por cierto, con los gracco proponiendo leyes agrarias cercanas a la plebe, con repartos de tierra y comida (lex sempronia agraria y frumentaria).

Restos Araciel

También visitó el lugar Sertorio en 76 aC en su lucha contra Pompeyo (y Metelo), Tito Livio describió aquellos años con un lugar Castra Aelia en este entorno, con castra de castrum que define varios emplazamientos y no solo uno, una zona militar con varios fuertes. La castra que vería Sertorio estaría centralizada en el tropaeum que levantaron las tropas de la Aelia que llegó con Escipión pero después de aquellos acontecimientos creció y en 71 aC la utilizaría Metelo durante la fames calagurritana para comunicar visualmente con la Higa de Monreal y el ejército de Pompeyo (tras la fundación de Pamplona en 75 aC). Las dos tutelas en Tudela y Tudején fueron los extremos de la línea geológica de los Montes del Cierzo y una línea de tutela tiene su importancia porque junto a la línea de cascante, urzante y murchante describe la distribución de un templo con ese ante y esas tutelas, in antis como la “entrada” y en tutela el “inicio de la quilla del casco de un barco”, términos religiosos de la diosa “la barquera” y en ello de la casetilla de un templo, llamada naos o nave en grecia y cella en Roma como en ara celli tani, habitantes de “altar, templo, Tana”: es decir que Araciel se fundaba sobre un altar de Tana. En el topónimo majada de vacas que está entre las dos tutelas aparecería el recinto de taurobolio sin restos señalizados de su grada pero sí del viae vicinale al norte a Araciel y al sur a la línea ante, el centro del plano lo ocuparía el pomerium del templo de araciel y la ciudad de coreilla donde se alojaron Felipe, Isabel y Carlos.