Plaza Nueva

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 10:27

VILLAFRANCA

La Escuela de Jotas celebra el festival de fin de curso ante la apatía de sus vecinos

Apenas 30 personas estuvieron presentes en la Casa de Cultura de la localidad donde tuvo lugar el acto.

La Escuela de Jotas celebra el festival de fin de curso
La Escuela de Jotas celebra el festival de fin de curso
La Escuela de Jotas celebra el festival de fin de curso ante la apatía de sus vecinos

Apenas 30 vecinos acudieron a la Casa de Cultura de Villafranca para presenciar el Festival Fin de Curso que ofreció la escuela de Jotas de la localidad. Ello contrasta con la tradición jotera de la localidad ribera, que posee una larga y dilatada trayectoria a lo largo de muchos años.

La Escuela de Jotas, dirigida por la castejonera afincada en Tudela, Sandra González Saínz Aja quien, junto a Julio Arpón Martínez dirige también la Escuela de Jotas Raimundo Lanas de la capital ribera. "La verdad es que decepciona un poco ver el salón de actos casi vacío y la escasa respuesta a este tipo de espectáculos en el que nosotros ponemos todas nuestras ganas y esfuerzo. No obstante, vamos a salir al escenario y vamos a cantar como si estuviera lleno, con la misma ilusión", comentó Sandra González que indicó también que la escuela de Jotas se fundó en 2013 con un reducido número de alumnos (en comparación con otras escuelas) de todas las edades a los que González señaló "como muy receptivos y con muchas ganas de dar continuidad al proyecto de recuperar la Jota para Villafranca".

Los alumnos ensayan dos horas semanales, los miércoles de 19 a 21 horas y desde la Escuela se quiere hacer un llamamiento a todos los niños y niñas para que, el que lo desee, se incorpore a la Escuela de Jotas local siguiendo así una tradición que surgió al calor de la Ronda Jotera, y cuyo primer director fue el cadreitano Serafín Aranaz.